Usarán más carbón en Europa por crisis

443
Usarán más carbón en Europa por crisis
  • Se avecina problema energético mayor, disminuye el suministro de gas procedente de Rusia; buscan alternativas como el carbón.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

BERLÍN, ALEMANIA.- Los mayores compradores de gas ruso de Europa se apresuraban el lunes a buscar suministros de combustible alternativos e, incluso, estudiaban la posibilidad de quemar más carbón para hacer frente a la reducción de los flujos procedentes de Rusia, que amenazan con una crisis energética en el invierno.

La crisis y los elevados precios del gas se suman a las preocupaciones de las autoridades por la aceleración de la inflación y el deterioro de las perspectivas económicas, publicó la agencia Reuters.

La italiana Eni dijo que fue informada por la rusa Gazprom de que sólo recibirá una parte de su solicitud de suministro de gas el lunes, acercando al país a declarar un estado de alerta que desencadenará medidas de ahorro de gas.

Alemania, que también ha tenido que hacer frente a la reducción de los flujos rusos, anunció su último plan para aumentar los niveles de almacenamiento de gas y dijo que podría volver a poner en marcha las centrales eléctricas de carbón que se había propuesto eliminar.

“Eso es doloroso, pero es una necesidad absoluta en esta situación reducir el consumo de gas”, dijo el ministro de Economía, Robert Habeck, miembro del partido de los Verdes, que ha presionado en favor de una salida más rápida del carbón, que produce más gases de efecto invernadero.

“Pero si no lo hacemos, corremos el riesgo de que las instalaciones de almacenamiento no estén lo suficientemente llenas a finales de año, hacia la temporada de invierno. Y entonces seremos chantajeables a nivel político”.

Rusia repitió el lunes que Europa sólo puede culparse a sí misma de la crisis del gas, después de que Occidente impuso sanciones en respuesta a su invasión a Ucrania, una ruta de tránsito de gas hacia Europa, además de un importante exportador de trigo.

El contrato de gas holandés, la referencia europea, cotizaba el lunes en torno a los 124 euros, por debajo del máximo de este año, 335 euros, pero con un aumento de más del 300 por ciento respecto a su nivel de hace un año, antes de que los precios empezaran a dispararse.

El director ejecutivo del mayor productor de electricidad de Alemania, RWE, Markus Krebber, dijo que los precios de la electricidad podrían tardar entre tres y cinco años en volver a bajar.

Los flujos de gas ruso hacia Alemania a través del gasoducto Nord Stream 1, la principal ruta que abastece a la mayor economía de Europa, seguían funcionando el lunes a un 40 por ciento de su capacidad, aunque habían subido desde el comienzo de la semana pasada.

Ucrania, otra ruta de tránsito para el gas ruso, dijo que sus gasoductos podrían ayudar a llenar cualquier vacío en el suministro a través de Nord Stream 1.

Moscú había dicho con anterioridad que no podría bombear más a través de los gasoductos que Ucrania no haya cerrado ya.

Te puede interesar: Reducir smog daría 2 años más de vida