NIDO DE VÍBORAS

634
Más de 60 millones de mexicanos están gobernados, o a punto de serlo, por personajes que llegaron al poder con un alto grado de ilegitimidad.

Por KUKULKÁN

MÁS de 60 millones de mexicanos están gobernados, o a punto de serlo, por personajes que llegaron al poder con un alto grado de ilegitimidad ya que ni siquiera alcanzaron el respaldo del 30 por ciento de los votantes de sus respectivos estados (7 de cada 10 no votó por ellos), lo que en algunos casos ha derivado en acciones de ingobernabilidad por adolecer de la razonable capacidad de mando, de conducción política y de disciplina democrática.

DE LOS 21 gobernadores que obtuvieron el triunfo en las elecciones de 2021 y 2022, sólo Lorena Cuéllar Cisneros obtuvo el respaldo del 31 por ciento de los electores del estado de Tlaxcala mientras que los 20 restantes se quedaron muy por debajo de ese rango de legitimidad. Los peores fueron las gobernadoras y gobernadores de Colima (Indira Vizcaíno Silva) con un respaldo social de apenas el 17.8%; seguida por Baja California (Marina del Pilar Ávila Olmeda) con 18.5 %; Nuevo León (Samuel García Sepúlveda) con 18.7%; y Chihuahua (María Eugenia Campos Galván) con 19.6%.

ENTRE quienes superaron el rango del 20 por ciento de apoyo ciudadano, figuran los gobernadores de Michoacán (Alfredo Ramírez Bedolla) con 20.7%; Campeche (Layda Sansores San Román) con 20.8%; Quintana Roo (Mara Lezama Espinosa) 21%; San Luis Potosí (Ricardo Gallardo Cardona) con 22.1%;  Baja California Sur (Víctor Manuel Castro Cosío) con 22.3%; Sonora (Alfonso Durazo Montaño) con 22.7%; Oaxaca (Salomón Jara Cruz) con 22.7%; Aguascalientes (María Teresa Jiménez Esquivel) con 24% y Durango (Alejandro Villegas Villareal) con 24.7%. 

LE SIGUEN en orden ascendente la gobernadora de Guerrero (Evelyn Salgado Pineda) con 25% de respaldo popular; Tamaulipas (Américo Villarreal Anaya) con 25.9%; Nayarit (Manuel Ángel Navarro Quintero) con 26%; Sinaloa (Rubén Rocha Moya) con 27.7%; Zacatecas (David Monreal Ávila) con 28.1%; Querétaro (Mauricio Kuri González) con 28.2%; y finalmente Hidalgo (Julio Ramón Menchaca Salazar) con 29% del apoyo de los electores.

DONDE parece que estos resultados adversos ya están causando estragos es en el gobierno del estado de Nuevo León cuyo gobernador Samuel García ha entrado en una acelerada etapa de desgaste en apenas once meses de haber tomado posesión pues no sólo le ha declarado la guerra a sus adversarios políticos a quienes se ha dedicado a perseguir penalmente sino que ha quedado rebasado por la crisis del agua que enfrenta su entidad por haber convertido esta delicada situación en un show mediático que se la ha salido de control ante la creciente inconformidad de los habitantes de los municipios conurbados de Monterrey, Escobedo, Guadalupe y Apodaca que ya tomaron las calles para protestar por la falta del vital líquido.

DE ESTAS manifestaciones, el joven gobernador ha responsabilizado a legisladores federales y estatales tanto del PAN como del PRI por azuzar a la población a que se sumen a las manifestaciones cuando el enojo de los habitantes ha sido porque el gobierno no cumplió, principalmente a las colonias populares, con el suministro diario o les fue distribuida agua en pésimas condiciones para el consumo humano lo cual no ocurre en las colonias de regios pudientes a quienes no les ha faltado un solo día.

EN ARAS de no caer en la misma situación ahora que asuma el poder en septiembre entrante, en Quintana Roo la gobernadora electa Mara Lezama no ha descansado del pasado pues de inmediato comenzó a realizar visitas de agradecimiento en los once municipios del estado a fin de acortar el problema de ilegitimidad con que obtuvo el triunfo y ha anunciado que buscará entre los diferentes sectores del estado a las mejores mujeres y hombres para integrar su gabinete con un equipo más plural y representativo de la sociedad ¿Será?

@Nido_DeViboras