Pide López Obrador ayuda a jesuitas

300
Pide López Obrador ayuda a jesuitas
  • Pueden colaborar con información sobre delincuentes, señala Obrador. Obispos piden cambio en estrategia de seguridad: ‘México salpica sangre’
CLAUDIA GUERRERO E IRIS VELÁZQUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras advertir que el presunto asesino de dos sacerdotes, en Chihuahua, es conocido en la región, llevaba una vida “normal” y pudo gozar de la protección de las autoridades locales, el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió ayuda a la comunidad jesuita para combatir al crimen organizado en la Sierra Tarahumara.

El mandatario consideró que los misioneros y también los pobladores de la zona tienen información sobre los integrantes de las bandas delictivas, que podría ser útil para hacerles frente.

Calificó de extraño, sospechoso e inaceptable que el presunto asesino, José Portillo Gil, alias el “Chueco”, sea patrocinador de un equipo de beisbol y, por lo tanto, ampliamente conocido por los habitantes de Cerocahui.

Además, consideró que, para poder delinquir durante tantos años, tuvo que contar con la complicidad o protección de las autoridades locales.

“Se va a hacer una investigación a fondo, porque es muy extraño y al mismo tiempo inaceptable y, además, muy sospechoso, el que una persona así llevara una vida tan normal, porque de acuerdo al informe de la Fiscalía de Chihuahua era patrocinador de un equipo de beisbol. Con los antecedentes que ya tenía y conocido en toda la región”, refirió.

“Eso pasa en toda la Sierra de Chihuahua”, se advirtió al presidente.

“Sí, entonces habrá que ver si no había impunidad, protección, arreglos, acuerdos, con quiénes. Sí vamos a ir al fondo, que se conozca toda la verdad y es seguro que los propios sacerdotes, los propios jesuitas que vivían ahí, saben todo, y con mucho cuidado pueden ayudar.

“Además, son misioneros, hay gente que dedica su vida a ayudar a los más desposeídos, a los más débiles. Eso va a ayudar mucho a que sepamos todo”, respondió.

“Lo sabe la Guardia Nacional, lo saben todos”, se le inquirió.

“Vamos despacio, no caigamos en ninguna provocación”, reviró.

PIDEN OBISPOS RECTIFICAR

Obispos mexicanos señalaron que la violencia y la inseguridad en el país ya son insoportables y exigieron al gobierno replantear la estrategia de seguridad.

“Al lado de nuestro pueblo, esperamos una respuesta a la altura de las circunstancias por parte de las autoridades civiles en todos los niveles. Es responsabilidad de quienes gobiernan procurar la justicia y favorecer la paz y la concordia en la convivencia social”, expuso Ramón Castro Castro, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) en un video.

“Esta realidad de violencia nos golpea, nuestro México está salpicando sangre de tantos muertos y desaparecidos, entre ellos 27 sacerdotes, incluidos los padres jesuitas”, agregó.

Por separado, la CEM exigió replantear la política de seguridad.

“Hacemos un llamado al gobierno federal y a los distintos niveles de autoridades, en consonancia con el pronunciamiento que se ha realizado desde el Senado de la República: es tiempo de revisar las estrategias de seguridad que están fracasando”.

Te puede interesar: No hay Estado… es ley de la selva: jesuitas