Mientras tanto, en África…

2430
Mientras tanto, en África…
XAVIER “XAVI” FLORES

Era el año 1324 de la era común. He aquí algunos hechos destacados de ese año: en las Islas Británicas, nació David II, hijo de Robert the Bruce e Elizabeth of Burgh, y futuro rey de Escocia. En Europa continental, Marco Polo, de 70 años, murió el 8 de enero en Venecia. Al otro lado del Atlántico, en las Américas, se estaba fundando la ciudad de Tenochtitlán, aunque algunos historiadores sitúan el año oficial en 1325. Dados los limitados registros supervivientes, nunca lo sabremos con absoluta certeza. Mientras tanto, en el norte de África, el precio del oro cae. Se cae en serio. Durante una juerga de gastos de tres meses en El Cairo, donde tanto oro entra en circulación, el oro, durante más de una década, dejó de ser un producto escaso y, por lo tanto, perdió buena parte de su valor. Este evento sin precedentes, el oro perdiendo su valor en toda una vasta región, ocurrió gracias a los hechos de un personaje muy interesante: Mansa Musa I, rey de Malí.

¿QUÉ SUCEDIÓ?

Ni siquiera se suponía que Musa gobernaría Malí. Su ascensión fue casi accidental. No era suyo el trabajo, como suelen heredarlo los reyes. Ese puesto estaba destinado a su hermano mayor, Abu Bakr II, que una vez convertido en rey decidió embarcarse en una expedición para descubrir los bordes del Océano Atlántico. Toda la expedición se perdió en el mar y Musa se convirtió en gobernante de Malí en África Occidental. Cuando asumió el cargo en 1312, el reino ya era rico, pero el trabajo de Musa en la extracción de sal, cobre y oro, la recolección de marfil de elefante y la expansión del comercio hicieron de Malí el reino más rico de África en su época. Como parte de la familia real, Musa también recibió una educación de calidad a pesar de que no se esperaba que la utilizara para el engrandecimiento del reino. Eso también significó que cuando se le impuso la obligación de guiar a su pueblo, estaba muy bien preparado, a pesar de no haber querido el trabajo para empezar. Gracias a que él estuvo preparado, el reino no entró en desorden y, en cambio, prosperó bajo su gobierno y el de su propio sucesor.

Esto me lleva a la primera lección de la historia. Porque, sí, siempre hay una lección en mis historias. Estar preparado para la próxima etapa, para lo que viene después, es sumamente importante, en la vida y en los negocios. Es importante tener un plan de sucesión para cualquier cosa en la que se encuentre trabajando, ya sea su trabajo actual, su propia empresa o su próxima etapa de la vida. Definir reglas claras para un plan estratégico adecuado y tener al menos unas cuantas personas en la línea de sucesión que puedan y vayan a llevar a cabo tus objetivos y deseos… En caso de que esas ideas avancen inesperadamente.

LOS LUGARES QUE VERÁS

Uno de los cinco pilares del islam, al que todos los musulmanes deberían y aspiran para vivir su fe en plenitud, implica un viaje particular: una peregrinación a La Meca. Denominado «Hajj», este viaje debe ser realizado al menos una vez en la vida por todos los musulmanes adultos que sean física y económicamente capaces de emprender el viaje, y de mantener a su familia durante su ausencia del hogar. Para los peregrinos, la experiencia va más allá de la visita ritual a la Kaaba, ya que implica muestras extravagantes de hospitalidad tanto de los viajeros como de quienes viven en el camino a La Meca. En la época de Musa, no era muy diferente. Habiendo tenido los asuntos del reino en orden, Mansa Musa emprendió este viaje en 1324, y lo hizo con el estilo y la opulencia acordes con su estatus real. Su caravana estaba formada por toda su corte real, soldados, animadores, mercaderes y unos 12 mil esclavos… un total de 60 mil personas, además de cabras, ovejas, elefantes, caballos y camellos. Al menos los esclavos y camellos iban cargados con oro. Se estima que 18 toneladas de oro, con un valor aproximado de $960 millones de dólares americanos al valor de hoy. Mucho oro. Y lo usó todo. Principalmente durante sus tres meses en El Cairo, donde mostró su riqueza al gobernante local, el Sultán Al-Nasir Muhammed. Para entender mejor, imagínate que Jeff Bezos decide gastar toda su riqueza en tres meses construyendo escuelas, comprando recuerditos, y regalando dinero a quien lo pida, sólo para mostrarle a Elon Musk lo buena persona que Jeff es… Wow. Simplemente wow.

Cuando terminó la fiesta de Musa y se trasladó a La Meca, había tanto oro en manos de la gente de El Cairo que ya no era una novedad. Durante más de una década, el acceso al oro no sería ya un problema. Buenas oportunidades donde gastarlo eran los nuevos problemas del día. Me hace pensar en la década de bonanza que hemos estado experimentando en los mercados mundiales: el dinero barato de los últimos diez años, impulsado por tasas de interés extremadamente bajas lideradas por la Reserva Federal de los EE. UU., no son realmente tan buenos después de todo. Esto incluso incluye algunos proyectos criptográficos y de «tokens» que han llegado a mi escritorio en los últimos 12 meses, a los que me quedaba pensando: «¿¡Cómo diablos se financian estos tipos!?». «El dinero es barato» han estado diciendo los banqueros. Ahora que varias circunstancias parecen traernos una recesión global, muchos de esos proyectos se hundirán… realmente me recuerda a 2001 y la caída de las dot.com. Pero más grande. Lección número dos: no te concentres en tomar dinero barato, porque eso te perjudicará más tarde si no tienes una idea sólida, que realmente funcione para resolver un problema.

VOLVAMOS A CASA

A su regreso de La Meca, Musa se enteró del daño que había causado su generoso gasto. Aparentemente, sintió remordimiento por el daño no intencionado. Estoy seguro de que él no sabía que casi 700 años más tarde, la gente seguiría hablando de esto por encima de las muchas otras grandes cosas que hizo durante su reinado de 25 años. Porque hizo muchas cosas buenas: construyó grandes escuelas y mezquitas, algunas de las cuales siguen en pie hasta el día de hoy; expandió el imperio; convirtió ciudades africanas como Tombuctú en un centro de aprendizaje que los europeos tardarían siglos en casi igualar; y gobernó en su mayoría pacíficamente sobre un reino sólo segundo en área terrestre al del Imperio Mongol en ese momento. Para tratar de enmendar esto, en su regreso a casa buscó deliberadamente volver a comprar la mayor cantidad de oro posible a tasas de interés inusualmente altas, todo con la esperanza de traer algún nivel de equilibrio a la economía. Algunos historiadores creen que es gracias a estos remedios que el precio del oro (comparado con el de la plata) tardó poco más de 12 años en recuperarse. Doce años. Pero finalmente, se recuperó.

Los viajeros y escritores europeos de unas generaciones más tarde hablarían tanto de este tema, como en el Atlas Catalán, que desencadenó una eventual búsqueda de cada vez más oro y esto es considerada uno de los impulsores de la búsqueda del metal durante el siglo XVI, forjando los reinos coloniales de España, Portugal, e Inglaterra.

Lección número tres: los seres humanos tenemos la capacidad de crear nuestros propios problemas que después buscamos resolver. No te preocupes por lo que se dirá inicialmente de ti. En su lugar, piensa en hacer lo que crees que es lo correcto, porque aquellos que se preocupan por aprender sobre ti y tus errores, también aprenderán sobre lo que hiciste bien. Asegúrate de tener buenas obras de las cuales esas personas hablen de ti. Con la conciencia tranquila de haber hecho el bien, o al menos de enmendar tus faltas, los demás errores serán problemas imaginarios. Los problemas reales, se resolverán por sí mismos si actuamos de buena fe.

Y ahora, vuelvo a dejarme sorprender por las novedades que traerá la semana.

Xavier «Xavi» Flores es un ejecutivo hotelero y de finanzas inmobiliarias, y actualmente es socio y asesor de SevenTrainVentures, una empresa de inversión y desarrollo a startups y micro-emprendedores con enfoque en tecnologías aplicadas, con sede en Nueva York. Xavi es Licenciado en administración de empresas turísticas por la Universidad de Houston, en Texas, y obtuvo un MBA de ESADE Business School en Barcelona, España. Él es originario de Chetumal, Quintana Roo y reside en Estados Unidos.

Te puede interesar: Para fondear un barco