Gastan más y tratan menos casos renales

287
Gastan más y tratan menos casos renales
  • Cuesta 250 mil pesos al año atención por pacientes renales, paga el IMSS 3 mil 260 millones de pesos más en 2020 por hemodiálisis.
NATALIA VITELA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- En 2021, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) pagó más que un año previo por la atención de un número menor de pacientes con insuficiencia renal.

El Instituto pasó de pagar 13 mil 44 millones de pesos en 2020 a 16 mil 304 millones por el tratamiento de un número menor de pacientes con insuficiencia renal, reporta el informe financiero 2020-2022 del organismo.

De acuerdo con el reporte, en 2020, el Instituto trató a 69 mil 528 pacientes y en 2021 a 66 mil 412.

El costo promedio de un paciente en 2021 fue de 250 mil pesos, en tanto que en 2020 fue de 187 mil 609.

La insuficiencia renal crónica se considera una enfermedad de alto impacto financiero y se asocia, en su mayoría, a complicaciones de diabetes o hipertensión, apunta el IMSS.

“Las personas más afectadas necesitan recurrir a terapias de reemplazo renal para la preservación de la vida; estas intervenciones, además de ser excesivamente desgastantes para ellas, conllevan un elevado costo para el Instituto por la alta demanda de recursos humanos, económicos y de capacidad instalada que requiere este tipo de tratamientos”, detalla la dependencia.

Beatriz Adriana Rodríguez Bernal, directora y fundadora de la asociación Enfermos Renales y Trasplantados Puebla, aseguró que el número de pacientes con insuficiencia renal en el IMSS disminuyó porque muchos fallecieron a causa de la emergencia sanitaria de Covid-19.

“Esta pandemia que nos está aquejando se llevó a muchos pacientes que tenían insuficiencia renal y que estaban en tratamientos sustitutivos como diálisis peritoneal y hemodiálisis.

“Lamentablemente muchos pacientes estaban en espera de un trasplante renal y en dos años no hubo en la gran mayoría del país”, lamentó.

Rodríguez Bernal afirmó que ante el miedo al contagio de SARS-CoV-2 muchos pacientes con insuficiencia renal dejaron de acudir a las clínicas a realizarse la hemodiálisis.

Sin embargo, apuntó, si éstos no realizan estas sesiones el riesgo es la muerte.

Aseguró que el IMSS subroga el servicio de hemodiálisis a clínicas que llegan a atender entre mil 500 y mil 700 pacientes al día.

Explicó que los pacientes no querían acudir porque tenían que llegar, formarse y esperar turno.

“Ya tienen sus horarios establecidos para su sesión de hemodiálisis, pero tienen que esperar turno para que les toque pasar y tienen que hacer fila y no sólo llega el paciente con insuficiencia renal que va a su tratamiento, muchas veces va la familia completa acompañándolo”, dijo.

Indicó que el aumento de costos tiene que ver con que la mayoría de las hemodiálisis se hacen en clínicas o unidades subrogadas y los insumos que se requieren son importados, y los precios aumentaron durante la emergencia sanitaria.

Te puede interesar: Mantienen exámenes preventivos a mujeres en Benito Juárez