A un año de protesta, aún duele en Cuba

479
A un año de protesta, aún duele en Cuba
  • Conmemoran aniversario de movilizaciones de julio en Cuba, señalan que las penas contra manifestantes en La Güinera son ‘ejemplares’.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

LA HABANA, CUBA.- En La Güinera, un barrio marginal de la capital cubana que fue uno de los principales puntos de las históricas protestas del 11 de julio de 2021, el dolor aún permanece.

Desde entonces, para Wilbert Aguilar ser papá, mamá y abuelo ha sido duro. Su familia se despedazó, dijo. Algo similar ocurrió con al menos más de 100 hogares del lugar, que se vio atribulado por policías aquella fecha.

La protesta en La Güinera el 12 de julio fue el último coletazo del clamor social desatado el día anterior en Cuba.

Las manifestaciones del 11 de julio sacudieron a cerca de 50 localidades de la Isla al grito de “Libertad” y “Tenemos hambre”, cuando se acentuaba la crisis económica que envuelve al país, la peor en tres décadas, publicó la agencia AFP.

Wilbert Aguilar, un trabajador independiente de 49 años, no quiere recordar aquel día de diciembre en que enjuiciaron a su hijo Wagniel, de 22 años. Es uno de los 133 detenidos que siguen presos sólo en este barrio, según Cubalex, ONG de derechos humanos con sede en Miami.

“Cuando yo le dije a mi esposa que mi hijo estaba sentenciado a 23 años, se derrumbó mi casa”, señaló alzando la voz.

“Tuve que lavar, fregar, cocinar, porque mi mujer perdió los estribos”.

Wilbert se hizo cargo de su nuera y dos nietas. Tras apelar, Wagniel cumple una sentencia de 12 años.

Su vecina, Elizabet León Martínez, de 51 años, trabajaba como manicurista antes de que tres de sus cinco hijos cayeran en prisión.

“No doy más, no tengo nervios, no tengo vida, no tengo nada. Atendiendo a mis nietos porque no tengo ni puedo trabajar”, externó sin soltar un minuto su celular, esperando llamadas desde la prisión.

Ese 12 de julio, cientos de personas intentaron llegar a la estación de Policía de La Güinera, justo en la entrada del barrio.

Militantes del Partido Comunista de Cuba (PCC, único) lo impidieron, acompañados del mayor operativo antimotines desplegado en esos dos días por el gobierno. Volaron piedras, botellas y palos. La calle quedó tapizada de vidrios y rocas.

Las marchas antigubernamentales, las mayores desde que triunfó la revolución en 1959, dejaron en todo el país un muerto, abatido en este mismo barrio por uniformados. Asimismo, hubo decenas de heridos de ambos bandos y más de mil 300 arrestos, según Cubalex.

El gobierno informó que 790 prisioneros fueron enjuiciados y 488 recibieron sentencia definitiva, muchos por el delito de sedición con penas de hasta 25 años de cárcel.

Estados Unidos informó recientemente que trabajará con aliados para apoyar a los detenidos “injustamente”.

El vocero del Departamento de Estado, Ned Price, dijo que el presidente Joe Biden está “profundamente preocupado” por las “duras sentencias”.

Las penas dictadas en barrios como La Güinera son “ejemplares” en “significativas” poblaciones afrocubanas, señaló.

Jorge Gil, jubilado de 72 años y representante del Partido Comunista de Cuba en ese barrio, reconoce que la protesta fue el resultado de años de abandono.

“Hubo una parada bastante larga y se deterioró todo el reparto”, explicó frente a los cimientos de lo que era su casa.

Te puede interesar: Caen en hambre 4 millones en América Latina