Recibe el AICM hecho un caos

177
Recibe el AICM hecho un caos
  • El número de quejas ha aumentado desde la llegada de más de 500 marinos para asumir la seguridad en todo el AICM.
BENITO JIMÉNEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- El vicealmirante piloto aviador Carlos Ignacio Velázquez Tiscareño, designado como director general del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), recibe una papa caliente.

En su escritorio hay una gran cantidad de expedientes con asuntos a resolver a la brevedad.

Entre ellos, dar respuesta a la dilatación en la entrega de maletas en las bandas de equipaje, derivado de una cadena de tortuguismos que van desde la revisión aduanera, migratoria y de seguridad.

También está el verificar si existe el suficiente personal en tierra para el traslado de las maletas a las bandas de equipaje y que éste sea confiable, para evitar las quejas por robos hormiga.

El presidente Andrés Manuel López Obrador le encargó al vicealmirante que además termine con el contrabando en la terminal aérea, un tema que tiene a las mafias pegadas en la zona de Aduanas.

El exmando naval también asume el cargo con un caos debido a las demoras de vuelos y constantes “idas al aire” que, de acuerdo con los controlares aéreos, tienen su causa por el rediseño del espacio aéreo.

Esa situación tiene reprobado al aeropuerto ante la Administración Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos, que degradó al país en mayo de 2021 a la Categoría 2.

A esos pendientes se suman los constantes trabajos de rehabilitación y remoción de equipos, instalaciones, pistas, rodajes y dar la cara a los empresarios para que el AICM emprenda el vuelo como negocio.

En ese trecho el vicealmirante tendrá que lidiar con proveedores amañados que ganaron, por años, licitaciones en limpieza, seguridad, recolección de basura, abastecimiento de agua potable, rehabilitación de pistas y demás obras en el AICM.

También deberá encontrar una solución al monopolio que obliga a los pasajeros a usar los taxis exclusivos del aeropuerto para salir de esas instalaciones, ante la negativa de éstos para que los usuarios utilicen vehículos con plataformas como Uber o Didi.

El número de quejas ha aumentado desde la llegada, en febrero pasado, de más de 500 marinos para asumir la seguridad en todo el aeropuerto, incluidas sus vialidades, pistas, rodajes, pasillos y zonas de Migración y Aduanas, así como del sistema de monitoreo.

Te puede interesar: Designan mando para el AICM