El tiroteo de Uvalde, drama sin final

497
El tiroteo de Uvalde, drama sin final
  • Revela informe inacción e indiferencia de oficiales en Uvalde, culpan por primera vez a fuerzas federales; los familiares claman respuestas.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

TEXAS, EU.- Un total de 376 agentes acudieron a la escuela primaria Robb de Uvalde para responder al tiroteo de finales de mayo, pero “una toma de decisiones extremadamente pobre” resultó en más de una hora de caos antes de que el tirador -que mató a 21 personas— finalmente fuera confrontado y asesinado, reveló un informe.

El reporte de 77 páginas fue elaborado por un comité de la Cámara de Representantes de Texas tras entrevistas a más de 40 testigos que estaban en la escena del tiroteo y se entregó a los familiares de las víctimas, que incluyeron a 19 niños y dos maestras.

El documento fue el primero en criticar tanto a las fuerzas federales y estatales, y no sólo a las locales, por la desconcertante inacción de los agentes cuando el atacante irrumpió y disparó en un salón de clases de la primaria, publicó la agencia AP.

“Los encargados de hacer cumplir la ley no se adhirieron a su entrenamiento de tirador activo y no priorizaron salvar vidas inocentes sobre su propia seguridad”, apunta el informe. “Encontramos fallas sistémicas y una toma de decisiones extremadamente pobre”.

La mayoría de los oficiales en la escena eran de la Patrulla Fronteriza y de la Policía estatal, quienes, según el reporte, estaban mejor capacitados y equipados que los uniformados del distrito escolar.

El tirador disparó aproximadamente 142 rondas dentro del edificio, y al menos 100 disparos ocurrieron antes de que cualquier agente entrara al aula, agrega el informe.

Aunque Pete Arredondo, el criticado jefe de la Policía escolar, aparentemente falló en liderar la respuesta al ataque al perder tiempo en buscar una llave maestra para irrumpir en el salón, cientos de oficiales adoptaron un enfoque “indiferente” en lugar de tomar el liderazgo, recoge la investigación.

El comité no recibió evidencia médica para mostrar que una actuación rápida habría salvado vidas, pero aseguró que algunas víctimas pudieron haber sobrevivido de no haber esperado más de una hora.

“Son un chiste. No tienen por qué llevar una insignia”, señaló Vincent Salazar, abuelo de Layla Salazar, quien murió en la masacre.

La ira invadió Uvalde incluso por cómo se presentó el informe. Tina Quintanilla-Taylor, cuya hija sobrevivió al tiroteo, le gritó Los tres miembros del comité de la Cámara de Representantes de Texas cuando salían de una conferencia de prensa después de que se publicaron los hallazgos.

Los miembros del comité invitaron a las familias de las víctimas a discutir el informe en privado, pero Quintanilla-Taylor dijo que el comité debería haber respondido las preguntas de la comunidad, no sólo de los medios.

“Estoy enojada. Necesitan regresar y brindarnos toda su atención”, reclamó.

Te puede interesar: Exhibe video inacción de Policía en Uvalde