NIDO DE VÍBORAS

1184
NIDO CJ a GABINETE

Por KUKULKÁN

LA CANTADA inclusión de Carlos Joaquín González al gabinete federal cuando concluya su mandato como gobernador de Quintana Roo, el próximo 25 de septiembre, tiene rabiosos a la mafia del poder estatal comandada por la dupla cozumeleña de los ex gobernadores Félix González Canto y Roberto Borge Angulo, quienes ya se venían frotando las manos de recuperar el poder perdido hace seis años, posibilidad que se desvanece aún más con llegada del Grupo Tabasco al sureste mexicano.

POR sexta ocasión en su ‘mañanera’, el Presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió al gobernador Carlos Joaquín, como un ‘buen cuadro político’, de esos que se ocupan en la actual administración federal. ‘Lo mejor que tenemos en México, independientemente de banderías partidistas, lo vamos a seguir llamando, convocando, que nos puedan ayudar, mujeres y hombres, vamos a continuar con eso, porque se necesita, necesitamos apoyo, necesitamos mucho apoyo (…) necesitamos también buenos servidores públicos’, subrayó.

LA VIGENCIA de Carlos Joaquín lo coloca por encima de venganzas políticas locales, así como de cualquier intento de persecución judicial de sus adversarios a quienes llevó a proceso penal por participar en actos de corrupción. Seguro seguirá siendo escuchado por el inquilino del Palacio Nacional, quien hasta ahora lleva incluidos en su gabinete al menos ocho ex gobernadores de partidos opositores, entre ellos los priistas Quirino Ordaz Coppel, como embajador de México en España, Claudia Pavlovich, cónsul en Barcelona.

LA REACCIÓN de la dirigencia nacional del PRI fue solicitar la expulsión de ambos ex gobernadores, mientras que el PAN y el PRD no han dicho algo respecto a la posibilidad de que Carlos Joaquín se sume al gabinete del Gobierno de la 4T, desde luego que el panista Marko Cortés y el perredista Jesús Ortega están en desacuerdo, pero tampoco son opción, ni separados ni juntos, como quedó demostrado en la pasada elección de gobernadora al resultar abrumadoramente derrotados con su candidata Laura Fernández Piña.

LA SUERTE le sigue brillando a Carlos Joaquín, el gobernador que hace seis años llegó al poder con muchas resistencias en contra y emprendió una feroz lucha contra la corrupción, llevando a procesos penales y a la cárcel a los principales saqueadores del patrimonio estatal, personajes afines al felixismo que esperaban el desquite ahora que concluyera el mandato, pero todo parece indicar que se van a quedar con las ganas. 

***

A DONDE al nuevo gobierno parece que se le está haciendo bolas el engrudo, es en la conformación del organigrama jerárquico de la XVII Legislatura que entrará en funciones a partir del 1 de septiembre, en medido una rebatinga por posiciones privilegiadas entre los diferentes grupos parlamentarios, que amenaza con colapsar la coalición triunfadora entre Morena y el Partido Verde.

RESULTA que el partido del tucán se quiere despachar con la cuchara grande en la repartición de comisiones legislativas y encabezar la Junta de Coordinación Política, conocida como Jucopo, violentando los acuerdos pactados entre la gobernadora electa Mara Lezama Espinosa y el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, para evitar que la senadora Marybel Villegas Canché no rompiera con Morena y buscara la gubernatura por otro partido.

EL ACUERDO consistió en que Marybel trabajaría para la campaña de Mara y la haría ganar; a cambio, sería la líder del Congreso, situación que el partido del tucán está empeñado en no reconocer pues nunca estuvieron de acuerdo con las negaciones entre Adán Augusto, Mara y Marybel. Que nadie se sorprenda cuando venga el manotazo sobre la mesa desde el Palacio Cobián.

@Nido_DeViboras