Feminismos en corto y sin tanto rollo

421
Adiós, querida Norma

Adiós, querida Norma

Por Haidé Serrano

A Norma le corría el periodismo por las venas. Estaba informada de la actualidad política de manera difícil de igualar. Contaba con fuentes innombrables y datos únicos. Tenía amistades en todos los ámbitos. Era respetada y temida. En los círculos de poder, locales y nacionales, se codeaba con las figuras del momento y de antaño. Amaba su trabajo.

Era la única mujer propietaria de un medio de comunicación en Quintana Roo. Empresaria y emprendedora, hacía política y feminismo sin reconocerlo. Era disciplinada y enfocada. Su historia de resistencia al machismo y al patriarcado explicaban su fortaleza. Pero sobre todo su valentía, que ejercía con inteligencia, para exhibir en su medio investigaciones que pocos o ninguno se atrevían. Fue nominada al premio de “Mujer Coraje” en 2010 fundado por Hillary Clinton.

Sus conversaciones estaban pobladas de referencias a Joaquín Paredes, su mentor, su esposo y el padre de su hija e hijo. Con él aprendió el oficio de periodista y a tratar con hombres políticos y también con las mujeres, que empezaron a llegar al poder.

Al quedar viuda, Norma tomó las riendas de Luces del Siglo. Pero los machos y misóginos del poder tenían otros planes. Querían desaparecer su medio. Amenazaron, persiguieron, difamaron a Norma. Usaron otro periódico y recursos públicos para doblegarla.

Obligaron a sus empleados a renunciar. Norma temía por su vida. Tuvo que dejar su casa. Ocultar a sus hijxs. Irse de Quintana Roo porque las amenazas de muerte eran constantes.

Norma cuenta, en la entrevista que me concedió para mi libro “Mujeres líderes en la pandemia. 20 entrevistas claves para entender cómo enfrentó Quintana Roo el contagio mundial por el COVID-19”, que se presentará el próximo 22 de septiembre a las 19 horas en el Planetario de Cancún Ka’yok’, que fue clave el apoyo de Lydia Cacho para denunciar la persecución.

A Norma nunca se le reparó el daño, al que tienen derecho las víctimas. No prosperaron las denuncias en contra de sus agresores. No se le hizo justicia.

Sin embargo, salió adelante. De la mano del periodista Agustín Ambriz, consolidaron el grupo editorial Luces del Siglo, al que convirtió en uno de los más influyentes en el sureste del país. Hizo alianzas con el Grupo Reforma, que confió en Norma para compartir su nombre e información.

Como pocas, era incansable. No tenía miedo a los cambios. Fue visionaria al hacer la transición a la era digital. Aún en sus últimos días, en la batalla más difícil por su salud que le arrebató la vida este 2022, Norma seguía creando nuevos proyectos.

Para Norma lo más importante fue siempre su familia. Invariablemente se refería con orgullo a su hija Diana y a su hijo Pablo. La pérdida de su madre fue un duro golpe, pero siguió adelante.

Compartíamos el gusto por los restaurantes. Invariablemente, alguien se acercaba a la mesa a saludarla. Fue muy apreciada. Disfrutamos numerosas comidas. Pero las mejores fueron en su casa, cuando su mamá o ella cocinaban.

Dejó un legado que forma ya parte de la historia de Quintana Roo y de México.

Adiós amiga, tu amor a la vida será una inspiración cada día.

@HaideSerrano conduce y produce Feminismos en Corto sin Tanto Rollo. Está dedicada a la comunicación sobre feminismo, perspectiva de género, desigualdad y violencia. Ha trabajado en el servicio público, así como en diversos medios de comunicación, entre los que destacan Reforma y Excélsior. Ahora es columnista de Luces del Siglo. Es licenciada en Comunicación por la UNAM, maestrante en Género, Derecho y Proceso Penal.