NIDO DE VÍBORAS

1294
NIDO DE VIBORAS CERVECERAS

Por KUKULKÁN

TODOS los gobernadores que ha tenido Quintana Roo en 47 años de su fundación como estado han solicitado en sus respectivos mandatos créditos bancarios que en su momento algunos fueron liquidados y otros fueron heredados para pagar a futuro por los quintanarroenses, en particular uno de estos créditos bancarios fue el más oneroso e hipotecó las participaciones federales del estado hasta 2044, dentro de 22 años.

DE ACUERDO con el “Estudio de la Génesis de la Administración Pública del Estado de Quintana Roo 1975-2022, Capítulo I La Génesis de la Deuda Pública”, que el día de ayer lunes fue presentado en Chetumal por el titular del Instituto de Administración Pública del Estado de Quintana Roo (Iapqroo), León Lizárraga Cubedo, desde el primer gobernador Jesús Martínez Ross hasta el actual Carlos Joaquín González se han solicitado un total de 39 instrumentos de deuda pública, de los cuales hay tres en la historia estatal con un plazo de 30 años.

UNO de estos tres créditos corresponde al actual mandatario, pero los más onerosos y los que prácticamente hipotecaron al estado fueron solicitados por los ahora ex gobernadores priistas Roberto Borge Angulo (por la cantidad de 10 mil millones de pesos que a la fecha se ha multiplicado a 15 mil millones de pesos a pagar en 2044) y Félix González Canto (por 7 mil millones de pesos). El primero de ellos solicitó en total 6 instrumentos de deuda pública y el segundo 5.

FUE el gobernador Pedro Joaquín Coldwell el que tuvo más solicitudes de créditos bancarios, en total 8, pero fueron pagados antes de concluir su administración. Después figura Mario Villanueva Madrid con 6, seguido de Miguel Borge Marín con 5, mientras que los gobernadores Jesús Martínez Ross, Joaquín Hendricks Díaz y Carlos Joaquín González con 3 cada uno.

EN su exposición, Lizárraga Cubedo explicó que cuando Carlos Joaquín llegó como gobernador de Quintana Roo había una deuda impagable que dejaba a la entidad sin presente ni futuro, por lo que se tuvo que hacer una renegociación para lograr un acuerdo razonable, que permitiera crecer y cumplir con las obligaciones.

“La reestructuración negociada nos permitió pasar del monto de 15 a 13 mil pesos por cada habitante. Hemos recuperado liquidez, autonomía de decisión y capacidad operativa” ¡Plop!

****

LA CRISIS del agua le ha caído como anillo al dedo no sólo a empresarios acaparadores que han aprovechado la situación para especular con el precio a los consumidores sino también al Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ante la falta del vital líquido en diversos estados del norte del país anunció que su gobierno ya no dará concesiones para explotación del recurso natural a empresas cerveceras… claro, a menos de que apuesten invertir en el sureste donde se cuenta con ríos abundantes como el Grijalva, el Usumacinta y el Papaloapan.

LA MEDIDA presidencial que parecería sensata tomando en cuenta tanto la falta de agua como la relevancia que tiene la producción de cerveza para la economía del país, lleva a su vez agua para el molino de un Presidente impulsor del desarrollo del sureste del país con miras a establecer ahí su bastión político y económico en el que se refugiará ahora que concluya su mandato. ¿Quieren aumentar la producción (de cerveza)? Todo el apoyo para el sur, sureste, ahí están el Grijalva, Usumacinta, Papaloapan. Pero ya no se pueden dar permisos donde no hay agua, ofertó en su mañanera.

ANTES el mandatario reconoció que México es el país que más cerveza produce en el mundo y esto representa empleos, inversión y divisas porque es lo que más se exporta, entonces traer este exitoso negocio sin duda detonaría la economía del sur-sureste mexicano, donde el gobierno de la Cuarta Transformación ya domina la mayoría de las gubernaturas de Chiapas, Tabasco, Campeche, Veracruz, Oaxaca, Quintana Roo; sólo le faltaría Yucatán para 2024. Es la misma región que el presidente eligió para su retiro en su rancho “La Chingada” en Palenque, desde donde partirá el Tren Maya rumbo a la Península de Yucatán. Chucu-chucu-cuchucu.

@Nido_DeViboras