NIDO DE VÍBORAS

1441
NIDO POLÍTICOS CARRERAS METEÓRICAS
  • A FALTA de una clase política local activa, la nueva gobernadora Mara Lezama tendrá la doble tarea de administrar los recursos públicos y formar a los políticos que deberán consolidar el proyecto de la Cuarta Transformación.

Por KUKULKÁN

A FALTA de una clase política local activa y estructurada en Quintana Roo, la nueva gobernadora Mara Lezama Espinosa tendrá la doble tarea de administrar los recursos públicos y formar a los políticos que deberán consolidar el proyecto de la Cuarta Transformación para dificultar su desmantelamiento a futuro en caso de que ‘conservadores’ del país y del estado regresen al poder. Y es que en la última década, las regidurías, presidencias municipales y diputaciones locales dejaron de ser puestos aspirativos para personas con vocación de servicio y se convirtieron en espacios para recomendados e improvisados cuyo objetivo principal es hacer money-money-money.

ABUNDAN los ejemplos de carreras meteóricas de más de un improvisado que aprovecharon su coyuntura política para mejorar sus condiciones económicas de vida, primordialmente, y en corto tiempo escalaron diferentes cargos, algunos con vigencia en la administración pública municipal o estatal y otros que terminaron en el ostracismo o inclusive en la cárcel. Quién encabeza esta lista es ni más ni menos que el gobernador Roberto Borge Angulo, cuya trayectoria política fue la de ser diputado federal tres meses para convertirse en candidato del PRI a gobernador en 2010.

CUANDO ganó las elecciones Borge Angulo presumió que se convertía en el gobernador más joven del país, a la edad de 29 años, y hasta se mofaba de su paisano el cozumeleño Pedro Joaquín Coldwell quien en 1981 asumió el cargo como el segundo gobernador, a la edad de 31 años; el comentario del joven era parte de las envidias y el odio entre las familias de la isla. La realidad es que a nivel nacional son el referente del ‘político malo’ y el ‘político ‘bueno’ del estado.

MIENTRAS Joaquín Coldwell escaló diversos cargos públicos y de elección popular, tan sólo en el último tramo de su carrera fue senador de la República, presidente nacional del PRI y secretario de Energía, además de ser recordado como uno de los mejores gobernadores del estado, en contraste Borge Angulo permanece en prisión desde hace cinco años tras comprobarse diversos actos de corrupción cometidos durante su mandato, de 2011 a 2016.

OTRO ejemplo de fracaso en la política es el del verde ecologista Remberto Estrada Barba, quien en menos de tres años pasó de ser regidor a diputado local, diputado federal, presidente municipal de Benito Juárez, aspiró a ser senador para luego buscar la gubernatura del estado, pero su carrera se truncó por errores y excesos cometidos como alcalde, hoy está retirado de la política sin posibilidades de regresar y se dedica a su nueva vida de empresario exitoso.

PERO quien se sumará a esta lista ahora en septiembre que se renueve el Congreso del Estado, es el joven diputado Gustavo Miranda García, también del Partido Verde, involucrado junto con su madre la empresaria Ericka García en una red de desfalco de departamentos de lujo bajo juicios laborales amañados, antecedentes que lo han convertido en tóxico en estos tiempos de la Cuarta Transformación que exige de funcionarios públicos y representantes populares honradez y decoro, así como conducirse con los principios de ‘no robar’, ‘no mentir’ y ‘no traicionar’.

ESTE tipo de políticos son lo que no se necesitan en Quintana Roo y no los requiere el nuevo gobierno que en voz de su titular Mara Lezama tiene el compromiso de acabar con todos estos excesos de poder, de impedir que el poder privado mantenga secuestrado al poder público, así como acortar la brecha de desigualdades que existen en el estado y, lo más importante, que llegue con la voluntad política de castigar a aquellos que reproduzcan los mismos esquemas de corrupción del pasado, sea quien sea.

CON MARA empieza una nueva etapa en la que las mujeres tendrán un papel preponderante en las decisiones de gobierno y los quintanarroenses esperan ver resultados muy pronto pues ahora son poder en ocho de las once presidencias municipales y están a punto de asumir la cúspide del poder con la esperanza que sea para mejorar lo heredado por los gobiernos comandados por hombres, ocho en total.

@Nido_DeViboras