Paran en sitios INAH por ‘violencia laboral’

466
Paran en sitios INAH por ‘violencia laboral’
  • Los titulares de cinco proyectos del INAH notificaron la decisión de paro a la Presidencia de la República.
YANIRETH ISRADE / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante los recurrentes adeudos del INAH con especialistas contratados por Capítulo 3000, esquema que los priva de reconocimiento como personal del Instituto y, por tanto, de prestaciones, las y los titulares de proyectos de investigación arqueológica en Teotihuacán, Bonampak, Cuicuilco y San Juan de Ulúa han suspendido labores hasta que se regularicen “de forma definitiva” los sueldos de sus colaboradores.

Y a ellos se suma el proyecto de etnohistoria “Las rutas del comercio, los mercados y la cocina en México”.

De acuerdo con datos proporcionados por la Secretaría Técnica del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) al Sindicato Nacional de Profesores de Investigación Científica y Docencia (SNPICD), la cifra de personal requerido en la referida modalidad, al 19 de febrero de 2022, era de 398 para 204 proyectos. Son casi la mitad de los 829 investigadores de base empleados por el Instituto en todo el país.

Los titulares de los cinco proyectos mencionados notificaron la decisión de paro a la Presidencia de la República, a la Auditoría Superior de la Federación y a las Secretarías de la Función Pública, de Hacienda y de Cultura.

Lo hicieron a través de cartas, fechadas el mes pasado, y entregadas por el SNPICD el 10 de agosto, en las cuales indican que el retraso en la adjudicación de recursos presupuestales “trastoca por completo el desarrollo del Proyecto”, impide “cumplir las metas y objetivos programados en tiempo y forma” y deja sin sueldo al personal contratado en el referido esquema.

En los cinco proyectos permanecen adscritos 11 especialistas que carecen de remuneración puntual. Cuatro de ellos han laborado desde 2008 en el Proyecto Arqueológico Bonampak; dos, desde 2009, en el Proyecto de Investigaciones Arqueológicas de San Juan de Ulúa; otro desde 2014 y uno más desde 2015 en el Proyecto Arqueológico Cuicuilco; dos, desde mayo pasado, en el Proyecto Primeras Ocupaciones de Teotihuacan; y una desde 2021 en el Proyecto “Las rutas del comercio, los mercados y la cocina en México”.

Esta situación —se lee en un pronunciamiento del SNPICD— promueve la violencia laboral, desalienta la participación de especialistas en proyectos institucionales y menoscaba la investigación.

Te puede interesar: Se emplea un 56% en la informalidad

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.