CDMX: con falta de árboles nativos

647
CDMX: con falta de árboles nativos
  • Expertos advierten por la falta de árboles nativos en parques y calles de la Ciudad de México.
STAFF / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Aunque la Ciudad de México tiene árboles centenarios que rebasan los 30 metros de altura, expertos advierten por la falta de árboles nativos en parques y calles.

Pino, encinos, ahuejote, cazahuate, tepozanes, capulines, madroños y ahuehuete, son algunos de los ejemplares mexicanos. De este último hay muy pocos en la urbe, pese a que fueron los primeros en verse en la Capital, mucho antes que las colonias prehispánicas.

Francisco Arjona y José Carlos Martínez son arboristas e ingenieros ambientales, desde marzo arrancaron un proyecto llamado “Árboles de la CDMX“, en el que cada fin de semana convocan a vecinos o curiosos de los temas ambientales a recorridos por parques, viveros, bosques, incluso a calles capitalinas, para conocer los tipos de árboles que nos aportan oxígeno o nivelan las altas temperaturas.

En sus trayectos se han percatado de la vegetación existente en la Capital. Sin embargo, señalaron que las especies endémicas están ausentes; pues, desde antes del Porfiriato se priorizó la plantación de árboles extranjeros, principalmente de Sudamérica, África, China, Japón y Corea.

Los expertos explicaron que se dejaron de lado aquellos que ayudaron a formar la identidad de la Ciudad de México, como los ahuejotes que formaron parte de las chinampas de Xochimilco.

“Los árboles nos ayudan a contar la historia de cada lugar. Pero en la Ciudad de México se están olvidando porque en las jornadas de reforestación se privilegia a unos cuantos tipos de árboles y se plantan en masa como es el fresno y trueno, que no son endémicos, pero que conforman la mayoría de la población de árboles que vemos en nuestras calles y parques”, remarcó Arjona.

Desde que inició este proyecto han podido visitar más de 15 parques como La Bombilla, Pilares, Chapultepec, Insurgentes Mixcoac, Viveros y Ciudad Universitaria, en un total de 30 recorridos que van desde los dos hasta tres kilómetros de caminata.

En casi seis meses, han conocido ejemplares como los ahuehuetes de Chapultepec, que tienen más de un siglo de vida; un fresno en la Benito Juárez, que mide casi 30 metros y tiene alrededor de 130 años, colocándolos como los más longevos de su especie en la Capital.

También está “El Guapo”, un pirul que tiene 450 años, y las palmeras “arrastradas” del Viveros, cuyos troncos crecen a nivel del suelo.

Te puede interesar: Un comedor arcoíris con sazón y calidez