Prevén que gasolina baje por recesión

423
Prevén que gasolina baje por recesión
  • Los temores de una recesión impulsarán a partir de septiembre una contracción a nivel internacional en el precio de las gasolinas.
ALFREDO GONZÁLEZ / AGENCIA REFORMA

MONTERREY, NL.- Los temores de una recesión impulsarán a partir de septiembre una contracción a nivel internacional en el precio de las gasolinas, en una caída gradual que en México cuando mucho podría alcanzar un peso menos de su actual cotización, anticipó Alejandro Montufar Helú, director de la consultora Petrointelligence.

“Vamos a vivir una paradoja de crisis económica y presiones inflacionarias, pero con menores precios de gasolina debido a que ya empieza a nivel global a disminuir la demanda de combustibles”, afirmó Montufar en la ExpoGas 2022 que reúne en Monterrey a franquiciatarios de estaciones de servicio de todo el País.

“Lo que está ocasionando que el precio (de la gasolina) baje es ese temor que vemos de menor empleo e inflación, se está pensando que va a llegar una crisis muy fuerte, lo que está generando que el precio baje, no porque haya mayor oferta, sino porque hay una menor demanda de combustibles”.

Estimó que la expectativa en México es que a partir de septiembre empiece a bajar en forma gradual el precio de las gasolinas hasta llegar a niveles menores de entre 1 a 1.50 pesos en promedio por litro en las estaciones de servicio.

“Ha bajado ya el precio de la gasolina en el mercado global de un máximo a cerca de 2 dólares por galón, pero en México aún no vemos una disminución, aunque sí mayor estabilidad después de varios aumentos”.

Montufar dijo que ahora la expectativa es de una baja de precio aun cuando los estímulos fiscales que ha aplicado el Gobierno federal en el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) impidieron que llegara el costo del combustible a los niveles del mercado internacional.

“El aumento en el precio de la gasolina hasta ahora se repartió entre el Gobierno y el consumidor, pero la mayoría del aumento se lo comía el Gobierno a través de los estímulos, por lo que los aumentos fueron muy graduales y no gigantescos, como los vivió Estados Unidos”.

Te puede interesar: Pierde el SAT 8 de cada 10 juicios