Alertan por saqueos y robos a iglesias en CDMX

433
Alertan por saqueos y robos a iglesias en CDMX
  • Las iglesias del sur de la Ciudad de México han sido blanco de los ladrones, quienes han hecho de estas sus lugares favoritos para robar.
MANUEL ALEJANDRO ÁlVAREZ TORRES / AGENCIA REFORMA 

CIUDAD DE MÉXICO.- Las iglesias del sur de la Ciudad de México han sido blanco de los ladrones, quienes se han apoderado de alcancías con limosnas, obras de arte, teléfonos, equipos de cómputo y hasta pertenencias de los feligreses. 

Para proteger las instalaciones, creyentes han montado guardias en algunos templos de las Alcaldías Coyoacán, Benito Juárez y Tlalpan, las más golpeadas por la delincuencia. 

De acuerdo con la Arquidiócesis Primada de México, en fechas recientes, siete de sus parroquias fueron asaltadas con violencia, una en dos ocasiones. 

“Es de llamar la atención que estas parroquias se encuentran cercanas entre sí, en la misma zona geográfica, además de que todos los robos han ocurrido en los últimos días”, precisó. 

“Dentro de todo, han sido particularmente robo de alcancías, ha sido también el hecho de que en algunos casos se han metido y en otros casos han amedrentado a las personas en el interior, entonces les han robado sus celulares, sus computadoras, sus cosas de trabajo”, refirió el área de Comunicación Social de la Arquidiócesis. 

Indicó que en el caso de la Capilla del Niño Jesús, ubicada a unas cuadras del centro de Coyoacán, y que pertenece a la Parroquia de San Juan Bautista, se sustrajeron obras de arte. 

Otras de las parroquias que han sido objeto de la delincuencia son San Lorenzo Diácono y Mártir, en Huipulco; Santa María de los Apóstoles, Santos de América, Santo Cristo del Pedregal, Santos Reyes y el Señor de la Misericordia. 

La de la Purificación de Nuestra Señora de la Candelaria, en Coyoacán, conocida por su fervor religioso, ha sido asaltada en dos ocasiones en los últimos meses. 

La última ocurrió apenas el pasado 23 de agosto, cuando ladrones escalaron, rompieron una de las ventanas y por ahí ingresaron para sustraer las limosnas. 

Según videos captadas por las cámaras de seguridad, los cuales fueron proporcionados a las autoridades, alrededor de las 2:30 horas, dos sujetos brincaron las rejas, intentaron forzar la puerta principal, pero fracasaron. 

Treparon el muro y llegaron a la parte posterior donde encontraron una ventana sin rejas, la rompieron e ingresaron para sustraer el dinero que dejan a los santos. 

Las alcancías de aluminio están destrozadas por la parte de atrás, pues sólo así pudieron botar los candados. En las de madera, quedaron las marcas de los objetos metálicos que usaron para forzarlas. 

En una visita realizada a esta parroquia, se observaron andamios al interior. 

Las ventanas se están reforzando con rejas. Además, hay vigilantes que operan las 24 horas. 

Virgen sin corona 

La mañana del pasado 2 de julio, al abrir las puertas de la Capilla del Niño Jesús, en Coyoacán, había ropa, artículos y documentos tirados. Había sido saqueada. 

En la madrugada fueron esculcados los muebles y los cajones. En las paredes, estaban las huellas de dedos y de pisadas que revelaron que ladrones ingresaron tras romper un vitral que dejaron apenas sobrepuesto. 

En el techo se hallaron cuerdas amarillas, con las que se presume treparon y bajaron los saqueadores. Ese día, reportaron voluntarios de esta iglesia, se robaron pinturas, anillos del Santo Patrón, la corona de la Virgen, medallas del Niño Peregrino y del Santo Patrón, además de artículos valiosos del sacerdote. 

Señalaron que en la zona los robos han sido constantes, y aunque se ha pedido a la Policía capitalina más vigilancia, son comunes los asaltos a mano armada. 

“De verdad es una muy profunda tristeza el ver cómo estás personas se aprovechan de la situación en la que se encuentra la Capilla del Niño Jesús y aprovechen para dañar la casa de Dios y robar las pertenencias de la iglesia y de nuestro Santo Patrón”, señaló a Grupo REFORMA una vecina. 

Con los ojos en el Santo Patrón 

Guillermo Osorio no quita la mirada de enfrente. No pretende incomodar a los fieles, pero después de que visitan al Señor de la Misericordia, voltea a ver que nadie le haya hurtado el anillo de oro. 

Y es que no sería la primera vez. Hace cinco años, una tarde sonaron de forma estrepitosa las campanas de la Parroquia de la Purificación de Nuestra Señora de la Candelaria, en Coyoacán. 

Al Santo Patrón de esta zona se le había mutilado el dedo con todo y sortija. Todos los pobladores, auxiliados por policías, se movilizaron, pero no dieron con el responsable. 

Desde entonces, es protegido por un nicho de cristal, con una apertura pequeña para que pueda ser tocado. 

Guillermo cuida a su patrono 12 horas, cuando debe ausentarse para comer o ir al baño, algún miembro de su familia, o el señor Humberto Luna, -nombrado como vigilante sustituto- lo relevan. En las noches, alguien va a velar. 

El objetivo es no dejarlo solo y estar alertas

Aseguran que una llamada o un silbido detonaría una movilización de vecinos dispuestos a cuidar al santo, que aclara, aunque no necesita de un anillo de oro, debido a la ayuda celestial otorgada, en esa localidad no se permitirá que se le ultraje. 

“Siempre existía esto de las custodias, pero no era tan marcado como ahora por los asaltos, fue un descuido de la gente, pero ahorita ya el custodio debe cuidarlo de 8 (am) a 8 (pm) y alguien debe cuidarlo en la comida. En la noche se cierra la iglesia, pero se queda una persona adentro cuidando”, indicó. 

“¿Por qué lo hago? Mi esposa sufrió tres infartos cerebrales, una operación a corazón abierto. Yo le pedí, le lloré, le supliqué que me dejara a mi compañera de vida, 30 años de casados, imagínate. Nuestro Señor me oyó, y ella y yo hacemos guardias ahora”, agregó. 

Te puede interesar: Participan solidarenses en el ‘Reciclatón’