Ven ‘puerta abierta’ sin prisión oficiosa 

244
  • Insiste gobierno federal en defender la prisión preventiva oficiosa.
CLAUDIA GUERRERO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- El subsecretario de Seguridadfederal, Ricardo Mejía, afirmó que si la Corte decide eliminar la prisión preventiva oficiosa se dejará la “puerta abierta” a miles de presuntos delincuentes encarcelados por delitos graves.

Al reiterar la defensa del gobierno federal a esta medida cautelar, aseveró que también generaría impacto en la sociedad, pues dicha figura busca proteger a las víctimas, evitar que imputados se sustraigan de la acción de la justicia y combatir la reincidencia.

Se pasaría de la llamada “puerta giratoria”, argumentó Mejía, a la “puerta abierta” para secuestradores, narcotraficantes y feminicidas, entre otros delincuentes.

“La prisión preventiva pretende evitar la puerta giratoria, donde el presunto criminal sale en libertad supuestamente vinculado a un proceso penal, pero finalmente en la libertad de seguir cometiendo ilícitos y vuelve a delinquir, generando un impacto en la sociedad y una sensación de impunidad”, sostuvo.

“Si se elimina la prisión preventiva, como lo pretenden los proyectos en discusión en la Suprema Corte, no sólo se volvería a la ‘puerta giratoria’, sino que podríamos hablar de una puerta abierta para 92 mil personas que en México están sujetas a prisión preventiva por delitos graves”.

Explicó que, de eliminarse la prisión automática, los reos acusados de delitos que ameritan cárcel inmediata podrían tramitar amparos, solicitar la revisión de la medida cautelar y eventualmente ser excarcelados.

López Obrador enfatizó que su administración seguirá buscando la liberación de personas que están injustamente en la cárcel, tarea que transfirió de la Secretaría de Gobernación a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, pero no abrirá las puertas de las prisiones “de par en par”. 

“Estamos haciendo un trabajo y lo vamos a seguir haciendo para que todo el que injustamente está en la cárcel pueda salir, pero no abrir la puerta de par en par, porque no sólo saldrían inocentes”, advirtió.

“Es más, esos no salen, nos cuesta trabajo sacarlos, por los mismos jueces. Saldrían los que tienen para comprar la justicia o tiene agarraderas, tienen influencias. Entonces, es un asunto importante a tratar”.