Reinician obras de Tren; activistas elevan quejas

451
Reinician obras de Tren; activistas elevan quejas
  • El presidente López Obrador encabezó un recorrido más de supervisión por las obras del Tren Maya en medio de reclamos por la deforestación.
DALILA ESCOBAR

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó un recorrido más de supervisión por las obras del Tren Maya que apresura para concluir en diciembre de 2023, esta vez, en medio de reclamos por la deforestación, un accidente en zonas donde se construye y entre cuestionamientos a los códigos de ética de las empresas que participan.

El mandatario mexicano comenzó su visita el viernes pasado, apenas un mes después de su último recorrido, y acudió con la gobernadora de Campeche, Layda Sansores; de Yucatán, Mauricio Vila; y de Quintana Roo, Carlos Joaquín, así como la mandataria electa Mara Lezama.

En este último estado se informó el sábado de la muerte de un trabajador en obras del Tren Maya, en la carretera Mérida-Cancún, cuando un auto a exceso de velocidad chocó con una de las estructuras donde laboraban, lo que también dejó tres personas heridas.

En Quintana Roo evaluó los tramos 4, 5, 6 y 7 del Tren Maya, así como el aeropuerto de Tulum, el Parque del Jaguar, el Puente Nichupté y el Bulevar Colosio, en Cancún.

Durante esta gira también hubo reclamos de la organización “Sélvame del Tren” y otros activistas en torno a los trabajos con maquinaria pesada sobre un cenote, y por ello denunciaron en redes sociales: “Ante la vibración de la cueva, tuvimos que salir corriendo ¡ESTO ES EL TRAMO 5 Sur límite con Tramo 5 Norte!”.

“Basta de creernos las mentiras ecologistas de @FonaturMX @TrenMayaMX. Los ‘pseudoambientalistas’ son ellos”, insistió la activista Cris Nolasco, quien también llamó a la prudencia, “a hacer las cosas bien por seguridad de tod@s y les invitamos a caminar el Tramo 5 con nosotr@s (basta de sobrevolar cómodamente). Evitemos una catástrofe humana y ambiental”.

Minutos más tarde el presidente López Obrador publicó en sus redes sociales una imagen de sobrevuelo que acompañó con un mensaje: “con absoluto apego a la legalidad, paciencia y el apoyo de la gente reiniciamos los trabajos del tramo Cancún-Tulum. No procedieron los amparos en lo jurídico, en lo ambiental ni en lo social. Habrá Tren Maya”.

En un comunicado la organización “Sélvame del Tren” denunció que “a cinco meses del inicio de su campaña contra la obra ferroviaria ninguna autoridad ha recorrido con ellos la zona y toman decisiones desde el escritorio, “sin conocimiento de causa”.

Indicaron que “ni el presidente, ni el secretario de Gobernación, ni el titular de Fonatur, ni la Secretaría de Medio Ambiente, ni el gobernador de Quintana Roo se han dignado a recorrer este maravilloso Patrimonio Biocultural y constatar el terrible daño que se le está haciendo a la Selva Maya y el riesgo que corre sobre el acuífero más importante del mundo”.

Reprocharon: “no sean ciegos, no permitan que los intereses políticos y económicos estén por delante del futuro de las próximas generaciones. El tren maya representa ya, la destrucción, ilegalidad y sin razón de un gobierno que no quiere ver por el sano desarrollo integral, sino por la inmediatez electoral”.

Esta organización también publicó el domingo una carta que envió a Gonçalo Moura Martins, CEO de Mota-Engil, en la que alertan que todas las empresas involucradas, “tal como está expuesto en sus declaraciones de principios, afirman ser respetuosas con el medio ambiente y comprometidas con los objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, y serán próximamente sujetas a la directiva sobre la diligencia debida de las empresas en materia de sostenibilidad de la Unión Europea, que tiene por objeto fomentar un comportamiento empresarial sostenible y responsable a lo largo de las cadenas de suministro mundiales”.

Por esta razón también señalan que “por simple congruencia, lo exhortamos a asegurar que la empresa bajo su Dirección practique estos principios en territorio mexicano, específicamente en los trabajos que corresponden al proyecto Tren Maya que aquí nos ocupa”.

“¿Acaso la empresa Mota-Engil se encuentra cómoda apoyando un proyecto que se ha gestado en la ilegalidad por falta de permisos ambientales y violación de derechos humanos, y donde existe el riego de verse asociado con una catástrofe medioambiental? Nos dimos a la tarea de leer su Código”, dijo.

La organización exhibe la declaración del Informe de Sostenibilidad 2012, en el que la empresa destaca: “Mota-Engil busca fomentar, en sus actividades, una postura responsable dirigida a proteger el medio ambiente. Mota-Engil México está comprometida con la preservación del medio ambiente con respecto a los problemas de deforestación y pérdida de biodiversidad. Así como reducir el impacto de sus operaciones sobre la biodiversidad en los ecosistemas y para proteger el medio natural”.

El grupo de activistas cuestionan a la empresa si está al tanto de las repercusiones ambientales que el proyecto Tren Maya tendrá sobre el Gran Acuífero Maya, sobre la biodiversidad y la permanencia de una de las selvas más importantes de América, así como la destrucción de los cenotes y ríos subterráneos que planean realizar a lo largo del trazo.

“Sin un proyecto claro ni provisiones técnicas, poniendo en peligro no sólo el ecosistema sino a sus mismos trabajadores y la futura operación del Tren Maya por altísimos riesgos de colapsos en el suelo kárstico”.

Con el freno a las suspensiones del Tren Maya, las obras avanzan para que queden listas en diciembre de 2023.

Aun en abril de este año, el Ejecutivo federal acudió al campamento de ingenieros militares y les dedicó un mensaje:

“¿Por qué estamos haciendo todo esto? No sólo para impulsar el turismo, el desarrollo, para que haya trabajo, para que se tengan utilidades y se garantice en el futuro, que nunca falten las pensiones a los integrantes de las fuerzas armadas que van al retiro; no sólo eso, también para que cuiden y defiendan estas obras que se hacen con dinero del presupuesto, sin deuda”, aseguró AMLO.

Te puede interesar: Prometen apertura desde la Jugocopo