NIDO DE VÍBORAS

1541
NIDO CLAUDIA

Por KUKULKÁN

EL PRÓXIMO candidato o candidata a la presidencia de la República por Morena en 2024, se decidirá a partir de una ecuación muy simple, muy clara y muy pragmática. Si se advierte competitividad en el candidato opositor, con latente riesgo de perder, entonces no hay mejor perfil que el del canciller Marcelo Ebrard, político popular y con aceptación en diversos sectores, aunque con el inconveniente de la tragedia de la Línea 12 del metro el 3 de mayo de 2021 que dejó un saldo de 23 muertos, cientos de heridos y que, ahora se sabe, fue por ‘errores’ desde la construcción cuando fungió como jefe del Gobierno de la Ciudad de México.

PERO la realidad es que en el escenario político electoral no se ve todavía enfrente un candidato competidor, gallón, con filosos espolones, que salga a dar la batalla, por lo que se augura nuevamente el arrollador triunfo de Morena con el o la candidata que pongan. Todas las señales apuntan a que la estrategia presidencial se está inclinando hacía la postulación de alguien que garantice continuidad y lealtad al proyecto del Presidente Andrés Manuel López Obrador, y esa sin duda es Claudia Sheinbaum.

EN SUS mañaneras el inquilino de Palacio Nacional ha salido a presumir la labor del secretario de Relaciones Exteriores (es un extraordinario funcionario, ha dicho el Presidente)pero ha metido las manos al fuego por la jefa de Gobierno de la Ciudad de México (lo que puedo decir es que tiene todo mi apoyo, es una mujer íntegra, recta, honesta, atajó el mandatario ante la pregunta sobre la presunta responsabilidad de Sheinbaum en el accidente de la Línea 12). Queda claro que Marcelo es su orgullo, lo lleva en la cabeza. Pero Claudia es su cariño, la lleva en el corazón.

¿HACÍA dónde se inclinará la balanza? ¿Razonamiento o sentimiento? El caso es que la afinidad de López Obrador por las mujeres ha sido de palabra y de hechos. En público no deja de repetir que ellas son ‘más trabajadoras’, ‘más honestas’ y ‘más honradas’ que los hombres para administrar las finanzas públicas. Y durante su administración, bajo las siglas de Morena, ha convertido en gobernadoras a siete mujeres: Claudia Sheinbaum, Ciudad de México; Marina del Pilar, Baja California; Indira Vizcaíno, Colima; Evelyn Salgado, Guerrero; Lorena Cuellar, Tlaxcala; Layda Sansores, Campeche, y Mara Lezama, Quintana Roo. Aún más, para el próximo año busca conquistar el Estado de México con Delfina Gómez, derrotada en la pasada elección.

TODAS estas gobernadoras han salido en bloque a solidarizarse con su género y están apoyando abiertamente a Sheinbaum para ponerle la cereza al pastel de la Cuarta Transformación llevando a la presidencia de la República a la primera mujer después de décadas de dominio masculino. Lo que los hombres no deben subestimar es que las mujeres tienen una gran aliada en Palacio Nacional, efectivamente doña Beatriz Müller, entrañable amiga de la Jefa del Gobierno, con una gran influencia en su marido y habilidosa para desandar por las noches lo andado durante el día entre el Presidente y su gabinete.

LA FUERZA que va adquiriendo la candidatura de Sheinbaum preocupa a los cuartos de guerra de sus principales adversarios, Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal, este último de plano fuera de la fiesta de las corcholatas oficiales y quien por ese hecho se ha dedicado a ponerle marcaje personal a todas las actividades de la Jefa de Gobierno para ver si no incurre en actos anticipados de campaña. En la más reciente disputa, Monreal le reclamó su presencia en la toma de protesta del gobernador de Hidalgo, supuestamente en horas y día de trabajo hábiles violentando la ley, a lo que ella le respondió: “Mi asistencia a la toma de protesta de Julio Menchaca no requirió permiso sin goce de sueldo porque fue visita oficial”. Tenga para que se entretenga.

@Nido_DeViboras