NIDO DE VÍBORAS

1359
NIDO ELEFANTE BLANCO

Por KUKULKÁN

LOS ELEFANTES blancos existen en Quintana Roo. Se les creía extintos, pero en ciudades como Chetumal y Cancún se pueden observar todavía algunos ejemplares, ya sea a plena luz del día o por las noches, inmensos armatostes de hierro y cemento construidos en los tres últimos gobiernos priistas para un determinado objetivo que no se cumplió, a pesar de grandes inversiones, y han resultado no sólo inoperantes, sino muy costosos al gobierno y a los quintanarroenses. Al más grande de estos paquidermos, en tamaño y tiempo, se le bautizó como la Megaescultura, se le han invertido casi 300 millones de pesos y apenas este sábado 10 de septiembre —después de cuatro gobernadores— fue abierto oficialmente como un espacio público con áreas para actividades recreativas y eventos culturales.

FUE originalmente un proyecto del gobernador Joaquín Hendricks Díaz, cuya obra arrancó en febrero de 2003, con una inversión anunciada de 300 millones de pesos y el objetivo de convertirse en el Monumento al Mestizaje Mexicano. Albergaría un museo, un planetario, acuario, sala de fiestas, restaurante-mirador, un área comercial y de exposiciones, tres elevadores y el mirador principal con telescopios desde donde se podría observar parte de la ciudad, el mar Caribe y Belice. Durante la presentación, se anunció que los responsables serían el escultor Enrique Carbajal, mejor conocido en el ambiente artístico como ‘Sebastián’, y su empresa.

AL CIERRE de la administración de Hendricks la obra quedó inconclusa y el gobierno del estado tuvo que desembolsar 150 millones de pesos. Nunca llegó la inversión privada prometida (que representaba el 80 por ciento del monto total, es decir 240 millones de pesos). El gobierno de Félix González Canto sumó a la cuenta 20 millones de pesos más, mientras que Roberto Borge Angulo le inyectó otros 110 millones de pesos… y la obra siguió inconclusa.

DURANTE la gestión de Carlos Joaquín González se le contempló como la sede de la Secretaría de Turismo dentro del proceso de descentralización de las dependencias federales anunciado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, pero la oferta no prosperó porque se advirtieron riesgos de operar ilegalmente debido a que se trataba de un terreno federal del que el estado había dispuesto sin la autorización previa correspondiente. Hace dos semanas, la federación le cedió al gobierno de Quintana Roo el usufructo del inmueble y las instalaciones para causas de utilidad pública.

ES UNA obra que durante mucho tiempo esperó la ciudad. Formará parte del mismo bulevar, para incorporarlo a las actividades cotidianas como carreras, jornadas ciclísticas, que la gente la haga suya al quitar las cadenas para darle uso”, dijo el gobernador al cortar el listón para poner en operación el espacio público que contará con áreas para actividades recreativas y eventos culturales; además un museo interactivo, con tecnología inmersiva de proyección en muros y superficies, con sonido envolvente.

EN LA CARRERA por tener su propio elefante blanco, no se quedó atrás el ahora exgobernador Félix González, con la obra del Centro de Convenciones de Chetumal, que supuestamente atraería más turismo a la zona sur del estado, muy futurista, que se contempló para eventos hasta de 3 mil personas cuando la capacidad hotelera local apenas puede albergar a mil personas. Se le inyectaron más de 200 millones de pesos, pero su propósito original, que era atraer más turistas, se quedó corto y ahora las enormes instalaciones son el lugar donde el gobierno estatal realiza sus eventos y se comparte un amplio espacio con las oficinas de diversas secretarías de Turismo y de Economía porque su mantenimiento estaba resultando ya muy costoso.

SU ALUMNO en política, ‘Beto’ Borge, le siguió el ejemplo y lo superó. Con el engaño de que se trataba de una obra para elevar el nivel de vida las clases pobres del municipio de Benito Juárez, el ahora exmandatario preso construyó el Auditorio del Bienestar, con una inversión de 250 millones de pesos, capacidad para once mil butacas, él mismo inauguró la obra, pero desde entonces el inmueble aparece cerrado y en proceso de deterioro porque no tiene estacionamiento ni está en condiciones para cambiar de giro, su mantenimiento es muy costoso, de 1 millón de pesos al mes. De plano hoy es un inmueble en total abandono, víctima del robo y prácticamente desahuciado.

@Nido_DeViboras