NIDO DE VÍBORAS

1813
NIDO PENDEJO

Por KUKULKÁN

AHORA sí que a la diputada verde ecologista Yohanet Torres Muñoz le aplicaron la regla de que el último apaga la luz, pues es ella como responsable del manejo de las finanzas públicas durante el gobierno saliente de Carlos Joaquín González la que debe explicar el gigantesco adeudo a proveedores por más de 6 mil 600 millones de pesos que coloca a la nueva administración de Mara Lezama Espinosa ante la disyuntiva de: refinanciamiento o colapso económico.

ANTE la opinión pública fue la exsecretaria de Planeación y Finanzas del Gobierno de Quintana Roo la que dio la cara para hablar, con verdades a medias, sobre la transparencia presupuestal, las bondades del manejo de las finanzas públicas y la reducción de la deuda pública… pero resultó que su destino la alcanzó antes de que concluya la administración joaquinista, aun cuando su jefe el gobernador logró colocar a Yohanet como diputada plurinominal del Partido Verde Ecologista para gozar de fuero durante los próximos dos años, ya que haya corrido el peligro legal por su mal desempeño.

ASÍ es la política y una de sus máximas reglas no escritas dice que si tienes un pendejo a tu lado, cuíiiidalo muy bien, algún día te va a servir. La misma que aplicó al pie de la letra el exgobernador Félix González Canto a su sucesor y pupilo Roberto Borge Angulo que está pagando los platos rotos que ambos rompieron, y que hoy parece replicar el todavía gobernador Carlos Joaquín a su operadora financiera. Y no hay duda, Yohanet deberá calmar la furia de aquellas empresas que proveyeron productos o servicios y cuya deuda será trasladada al gobierno entrante al que no le queda otra más que negociar y pagar para evitar consecuencias legales.

EL COMBATE a la corrupción, tan presumido por el gobierno de Carlos Joaquín, fue sólo un ardid publicitario porque el saqueo que condenaron del gobierno anterior no sólo se replicó, sino que se multiplicó en todas las dependencias del gobierno, particularmente en las áreas administrativas donde se manejan los recursos para las licitaciones públicas. Para muestra un botón: en la Dirección General de Administración de la Secretaría de Seguridad Pública, su titular Edgar Sánchez Piña operó una red de empresas, algunas de ellas fantasmas, para simular servicios y compras, manipular facturas, así como desaparecer alrededor de 50 millones de pesos.

A TRAVÉS de concursos de licitaciones amañados, Sánchez Piña adjudicó a la empresa Soluciones Efectivas del Sureste Viar S de RL de CV un contrato por la ‘elaboración de un manual de trámites y servicios para la Secretaría de Seguridad Pública por la cantidad 2 millones 294 mil pesos; tres contratos a la empresa Maquinarias Agregados Tzec S. A. de C. V., uno por el ‘mantenimiento para áreas de caninos en zona norte’, por la cantidad de 3 millones de pesos; otro por la ‘instalación de malla ciclónica en Ceresos de Chetumal y Cancún’, también por la cantidad de 3 millones de pesos, y el último contrato por el ‘servicios de jardinería para los inmuebles de la Secretaría de Seguridad Pública’, igualmente por la cantidad de 3 millones de pesos.

LA DIPUTADA Yohanet Torres tuvo pleno conocimiento de estos malos manejos de Sánchez Piña, pero lo dejó correr porque esas eran las instrucciones que él recibía de las altas esferas. Precisamente por eso, la pretensión del gobernador Carlos Joaquín era que su exsecretaria de Planeación y Finanzas encabezara la presidencia de la Comisión de Hacienda y Cuenta Pública de la XVII Legislatura, con el fin de tapar los vicios ocultos de las Cuentas Públicas del último año del gobierno joaquinista que deberán aprobar, o no, próximamente. Cuando le propusieron ser legisladora, con calzador, seguramente Yohanet pensó que era en premio a su labor, pero su inexperiencia política no le permitió ver que la enviaron a la hoguera.

@Nido_DeViboras