Miden fuerzas fichas del PAN

552
  • Arma blanquiazul pasarela de aspirantes a la Presidencia rumbo al año 2024.

GUANAJUATO, GTO.- Los presidenciables del PAN midieron fuerzas y salieron “tablas” en el Encuentro Nacional Juvenil. 

El Gobernador anfitrión, Diego Sinhué Rodríguez, y el diputado Jorge Romero, jefe de la bancada, fueron los más ovacionados, aunque no figuren en el elenco de las “corcholatas”.

Los Gobernadores Mauricio Vila y Maru Campos, de Yucatán y Chihuahua; y los diputados federales Santiago Creel y Juan Carlos Romero Hicks, saldrían indemnes. 

El que salió raspado fue el dirigente nacional, MarkoCortés, por una indiscreción de su amigo Romero, quien tuvo la ocurrencia de contar que el michoacano no lo había apoyado cuando buscaba el liderazgo juvenil. 

“No me apoyó, pero me nombró coordinador”, dijo antes de llamar a la unidad de todos en las filas del blanquiazul. “No hay meta más importante que nuestra unidad”, repuso Romero  

Cuando Cortés tomó el micrófono, ante unos 2 mil ruidosos jóvenes, tuvo el mal tino de traer a colación lo que había dicho el diputado. 

“Tú te formaste en Acción Juvenil, Jorge, y es cierto: no te apoyé porque no eras el bueno en ese momento, pero ahora a quién creen que nombró su presidente nacional de coordinador parlamentario…”

“Buuh, buuh2, reprobaron los jóvenes a su líder nacional, en un sonoro, pero efímero abucheo. 

Y si hace 10 años Enrique Peña Nieto prometió “Mover a México”, Cortés pidió a sus correligionarios juveniles “trabajar juntos desde sus estados para mover a México. Requerimos, como en su momento Vicente Fox nos convocó a despertar a nuestro país, requerimos volver a despertar a nuestro país y los cambios profundos vienen desde la juventud”. 

El gobernador Rodríguez propondría a la juventud panista “no ser como la tía que siempre se queja, la tía jodona”, sino “el tío buena onda”. Y después de sugerir “abrir el partido a los ciudadanos”, retó a los chavos: “No sean cobardes. No se vale ser líderes de cartón”. 

Asumido como “chavorruco”, advirtió que en el PAN no podía haber “dogmas de fe: todos los temas los tenemos que debatir”, pero “no queremos grillos que sólo vivan de las contiendas internas o que sólo busquen un hueso. No se vale ser revolucionarios de redes sociales. ¡Salgan a pelear por su país!”.

Y si el Gobernador guanajuatense erró con el apellido de la chihuahuense Maru Campos —Maru Carreño, mencionó—, la gobernadora se la cobró cuando, con toda intención, se refirió a Sinhué como Diego Fernández de Cevallos. 

La localía y su calidad de exgobernador le valió una buena ovación al diputado Juan Carlos Romero Hicks. “Tenemos el reto de convertir la utopía en realidad. Y Morena no es invencible”, desafió. Santiago Creel provocó los gritos de “Fue-ra, Fue-ra” de los cuadros juveniles cuando habló del extravío del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El yucateco Mauricio Vila aludió de refilón a su paisano Raúl Paz, el senador que en la semana abandonó la bancada panista para brincar a la de de Morena.

“De la política no se va a poder vivir siempre”, advirtió. “Por eso luego hay chapulines”, dijo.

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.