Detalla baja de embarazos adolescentes en NL

186
Detalla baja de embarazos adolescentes en NL
  • La creación de grupos de autoayuda entre jóvenes han sido claves para disminuir los embarazos de adolescentes.
IMELDA ROBLES / AGENCIA REFORMA

MONTERREY, NL.- El uso de anticonceptivos reversibles de larga duración, como el implante subdérmico, y la creación de grupos de autoayuda entre jóvenes han sido claves para disminuir los embarazos de adolescentes que atienden en el Hospital Materno Infantil.

En 2015 en este hospital registraron 14 mil 384 nacimientos de los cuales 4 mil 645 -un 32 por ciento- eran de adolescentes.

Para 2021 hubo un total de 16 mil 234 nacimientos de los que 4 mil 680 -un 28 por ciento- fueron de mamás adolescentes. 

El ginecólogo Sergio Salas Limón, coordinador de salud reproductiva del Materno Infantil desde hace 12 años, considera esta reducción de cuatro puntos porcentuales muy significativa porque incluso esperaban un incremento por la pandemia.

Éste es el hospital que atiende más nacimientos en Nuevo León y a nivel nacional sólo es superado por el Hospital de la Mujer, de la CDMX.

Salas compartió las cifras en el marco del Día Nacional para la Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes, que hoy se conmemora.

“La gran diferencia de los embarazos que nosotros notamos no son tanto las pacientes adolescentes que se embarazan por primera vez, lo que nosotros encontramos es que ya tenemos muy poquitas adolescentes embarazadas subsecuentes”, señaló el también biólogo de la reproducción.

“Y esto es en base a los cambios que hicimos en la manera en que se otorgan los métodos (anticonceptivos)”.

Explicó que antes sólo contaban con el dispositivo intrauterino como método reversible de larga duración para aplicarle a la mamá adolescente después del nacimiento de su bebé, pero ellas no lo aceptaban.

Esto cambió en 2016 al sumar la opción del implante subdérmico. El ginecólogo detalló que la Organización Mundial de la Salud modificó los criterios de elegibilidad de ese método para poder aplicarlo también inmediatamente después del nacimiento del bebé.

“El dispositivo (intrauterino) se usaba, pero teníamos el problema de que las adolescentes no lo querían, entonces teníamos un importante número de pacientes adolescentes que regresaban embarazadas por segunda o tercera vez”, indicó Salas. “Lo más aceptado por las adolescentes es el implante”.

Este implante es una varilla muy delgada que inyectan en la parte interna del brazo y tiene una duración de tres años. El especialista afirma que actualmente es el método más seguro del mercado.

“El problema con el dispositivo es que tenía una tasa de expulsión alta, a nivel global se reportaba un 16 por ciento”, comentó Salas.

“Pero también encontramos que muchas de esas pacientes se lo retiraban porque ya no lo deseaban por efectos secundarios o porque simplemente no lo querían”.

Por otra parte, la creación de grupos de autoayuda ha sido parte de la estrategia para disminuir los embarazos en adolescentes. Son charlas impartidas de adolescentes a adolescentes para que el mensaje de prevención tenga mayor impacto.

“Después de los 15 años si una adolescente quiere tener relaciones no podemos como médicos más que orientarla y decirle: evita enfermedades de transmisión sexual, evita embarazos, y esto es lo que tenemos para ofrecerte”, expone el ginecólogo. 

“Inclusive si no viene con su familia nosotros tenemos ofertar el método, eso es normativo, las normas oficiales tienen carácter de obligatoriedad”.

DISMINUYE EMBARAZO ADOLESCENTE EN NL

El coordinador de salud reproductiva del Hospital Materno Infantil informó que en 2021 la Tasa Específica de Fecundidad en mujeres de 15 a 19 años en Nuevo León fue de 43 nacimientos por cada mil mujeres de ese grupo de edad.

Esto representa una notable disminución, añadió, porque en 2015 la tasa era de 74 nacimientos en la Entidad por cada mil mujeres de 15 a 19 años.

Salas dijo que son estadísticas de la Secretaría de Salud del Estado contabilizando los nacimientos en todos los hospitales de Nuevo León.

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.