NIDO DE VÍBORAS

2254
NIDO SEGURIDAD

Por KUKULKÁN

LA COMPLICADA situación de inseguridad que se vive en Quintana Roo no tendrá solución simplemente con buscar y encontrar al súper policía que todos esperan para venir a rescatar a los quintanarroenses de las garras de la delincuencia. Ya las administraciones anteriores al nuevo gobierno de Mara Lezama Espinosa fracasaron por concentrar su estrategia en traer a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado al general Bibiano Villa, primero, y al capitán Alberto Capella, después. 

LOS resultados de ambos fueron nulos, al grado de que doce años después de sus respectivas actuaciones acabar con la inseguridad sigue siendo la primera demanda ciudadana. Por eso es injustificado el escándalo mediático que se ha desatado en las redes sociales —más por consigna e ignorancia que por juicio razonable— contra la reciente designación de Manelich Castilla Cravioto como titular de la SPP, la cual en realidad obedece más a una estrategia nacional de seguridad implementada por el gobierno de la Cuarta Transformación en todo el país.

ESTÁ claro que Manelich no viene en el papel del súper policía (aunque porta buenas credenciales en su carrera policíaca) sino como el operador de esa estrategia bien articulada desde la Federación para combatir eficazmente la delincuencia en una entidad que es la puerta del turismo internacional y se corre el riesgo de una caída de la economía estatal si la inseguridad se llegara a desbordar en incidencia. Lo que Quintana Roo requiere en materia de seguridad es un traje a la medida y el que le habrá de confeccionar el nuevo secretario promete traer mejores resultados a través de la estrecha coordinación que habrá entre las corporaciones de los tres niveles de gobierno, municipios, estado y Federación, mayoritariamente en poder de Morena.

AL NUEVO secretario lo respalda su experiencia en el equipo de Omar García Harfuch, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana del gobierno de la Ciudad de México, quien tiene sorprendidos a propios y extraños por haber reducido en 67 por ciento los delitos de alto impacto, con una estrategia que ahora se implementará en Quintana Roo donde la incidencia delictiva sigue al alta. Manilech Castilla ha pasado todos los controles de confianza y su desempeño ha sido satisfactorio para su jefe, más allá de los rumores y elucubraciones. En reconocimiento a su labor, fue responsabilizarlo de la operación de la seguridad en un estado tan importante económicamente.

FUE la jefa del gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo la que ofreció a la nueva gobernadora Mara Lezama Espinosa el apoyo para replicar en Quintana Roo los resultados obtenidos en la capital del país en materia de seguridad pública. Desde luego que la quintanarroense aceptó la oferta, sin la menor objeción, al estar consciente del grave problema de inseguridad que le heredó Carlos Joaquín González con todo y su Complejo de Seguridad C5, con tecnología de punta y el primero en su tipo en todo Latinoamérica, que ha dado pobres resultados.

SE TRATA de una nueva forma de cooperación entre estados y municipios del gobierno de la Cuarta Transformación y que ha ido tomando forma con los otros estados del sureste mexicano en poder de Morena. El ingrediente vital en este apoyo recíproco es que los acuerdos trascendentales los están asumiendo dos mujeres en pleno florecimiento de un sistema político de equidad de género. No hay nada más peligroso que una mujer y un plan ¿Qué será con dos mujeres y un mismo plan?

@Nido_DeViboras

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.