Gritan, otra vez, contra militares

272
Gritan, otra vez, contra militares
  • En Tlatelolco otra vez gritaron contra el Ejército, otra vez exigieron justicia, tras la masacre estudiantil ocurrida ahí hace 54 años.
ÓSCAR USCANGA/ AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- En Tlatelolco otra vez gritaron contra el Ejército, otra vez exigieron justicia.

Pero a 54 años de la participación del Ejército en la masacre estudiantil y la exigencia de que esta institución revele cuántos muertos y desaparecidos hubo realmente, se le sumó otra más: que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador no le dé más fuerza a los militares.

“No a la militarización, no a la impunidad”, fue el lema que corearon los integrantes del Comité 68, esos estudiantes sobrevivientes que ahora son adultos mayores, pero durante la represión del Batallón Olimpia no pasaban de los 22 años.

Durante la marcha, la cual inició en la Plaza de las Tres Culturas, se extendió sobre Eje Central y culminó en el Zócalo, este grupo de 50 personas, pues varios ya murieron y otros más están enfermos, portó pancartas y gritó junto con sus hijos, nietos y amigos consignas contra la reciente extensión del Ejército en tareas de seguridad pública.

Pasaron seis gobiernos del PRI, dos del PAN y la mitad del actual de Morena, pero a ellos no se les olvida lo que ocurrió en ese año Olímpico.

A llegar al Zócalo, en la tarima que le daba la espalda a un Palacio Nacional amurallado, la petición no fue distinta.

“Nuestra Oposición ha sido clara y contundente sin importar el partido que Gobierne, no le hacemos el juego a la derecha ni a nadie, somos consistentes en insistir en que el Ejército mexicano ha cometido de manera reiterada y sistemática graves violaciones a derechos humanos, la persecución, la detención extrajudicial, desaparición forzada, la tortura, tratos crueles e inhumanos, la violación y ejecución son el común denominador de una larga lista de agravios contra el pueblo”, se expresó en la plancha de la Plaza de la República.

“La narrativa del pueblo uniformado es insostenible y retrógrada, no se puede por decreto verbal ungir ni expiar crímenes del Ejército, ni en lo simbólico ni en lo formal se puede hablar de un Ejército del pasado o del presente, pues su posición monolítica en el cumplimiento del deber no acepta mancha alguna contra toda evidencia”.

Enrique Espinosa, de 74 años y quien desde los 19 recuerda esa golpiza, balacera y desaparición contra sus iguales, también dijo estar en desacuerdo con la iniciativa militarista.

“Siento que el Gobierno está tomando una línea muy peligrosa en darles tanto poder a las fuerzas militares. Nosotros no estamos de acuerdo con eso, sí entendemos que hace falta en estos momento de tanta inseguridad, pero darles el poder de esa manera es una línea muy peligrosa, no estoy de acuerdo”, explicó.

En la movilización también estuvieron estudiantes de la UNAM, del IPN, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM). Y normalistas de Mactumatzá (Chiapas), Tenería (Edomex), Teteles (Puebla), Tenería (Edomex) y la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa (Guerrero).

En la parte trasera de la movilización, los colectivos Hasta Encontrarte y Cumpliendo una Promesa, ambos de Guanajuato, mostraron los rostros de sus desaparecidos y al llegar a la plancha capitalina extendieron una pancarta enorme en contra de los militares y Guardia Nacional.

“El Pacto militar también patriarca. Guardia Nacional en Sedena, más militarización”, decía la manta.

No todo fueron gritos, también un grupo del autodenominado “bloque negro” realizó pintas, rompió vidrios y se enfrentó en una ocasión con policías capitalinos, quienes trataron de evitar que pintaran un comercio sobre Eje Central, a la altura de Bellas Artes.

Te puede interesar: Frena Juez nuevo plan de estudios de la SEP

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.