NIDO DE VÍBORAS

1126
NIDO COMUNICACIÓN

Por KUKULKÁN

ALGO pasa en la comunicación del sector público del estado que el mensaje de austeridad republicana lanzado por la gobernadora Mara Lezama Espinosa, como parte de su Nuevo Acuerdo por el Bienestar y el Desarrollo, parece un diálogo de sordos con el titular del Poder Judicial, Heyden Cebada Rivas quien parece no haber escuchado bien cuando en su discurso de toma de protesta ella pronunció: ‘La austeridad republicana debe asumirse en los tres Poderes del Estado. Es una obligación, ética y moral. Por eso presentaré una iniciativa para hacer posible la reducción presupuestal de Poderes y organismos autónomos’.

NO HA PASADO un mes del mensaje y el presidente magistrado del Tribunal Superior de Justicia del estado de Quintana Roo adelantó a la prensa que buscará solicitar un incremento en el presupuesto de 2023 porque los más de 700 millones de pesos que les otorgaron para 2022, ya no alcanzan. Cebada Rivas argumenta tener razones de peso para justificar el incremento: a raíz de la pandemia en 2020 los recursos destinados al Poder Judicial no tuvieron incremento y recientemente se incorporó la justicia laboral al Poder Judicial, lo que implica ajustes al alza.

PARA el presente ejercicio fiscal, el presupuesto de egresos autorizado al gobierno de Carlos Joaquín González fue de 34 mil 611 millones 211 mil 821 pesos (26 mil 177 millones 179 mil 919 para ‘gasto programable’ y 8 mil 434 millones 031 mil 902 para ‘gasto no programable’). Del total, 21 mil 109 millones 112 mil 030 pesos para el Poder Ejecutivo, recursos que se distribuyen entre las Dependencias y Entidades Paraestatales de la Administración Pública del Estado; al Poder Legislativo le correspondieron 690 millones 506 mil 829 pesos (204 millones 883 mil 899 pesos destinados para la Auditoría Superior del Estado) y al Poder Judicial se le autorizaron 705 millones 861 mil 609 pesos.

LA NUEVA gobernadora sabe que son tiempos difíciles, la economía del estado está sujeta con alfileres, y el presupuesto proyectado para 2023 no le va a alcanzar para pagar los pendientes heredados. Ella misma ha frenado las especulaciones sobre la solicitud de un nuevo crédito porque está convencida de que con medidas de austeridad y con cerrarle la llave a la corrupción, los recursos van a alcanzar. Por eso es que su estrategia antes de que el presupuesto se someta a votación por el Congreso de la Unión, ha sido salir a gestionar los apoyos que más se puedan del gobierno federal, antes de ajustarse los cinturones.

EN SU DISCURSO de toma de protesta fue elocuente: ‘Aun cuando el resto de la sociedad se encuentre en crisis, hay presupuestos intocables, y eso no es justo, no puede haber quintanarroenses de primera, insertados en la alta burocracia y que todos los demás sean quintanarroenses de segunda. No pretendo debilitar ni poner en aprietos a ningún Poder, ni organismo autónomo, son fundamentales para nuestra democracia, pero todas y todos los servidores públicos estamos obligados a la austeridad y a una redistribución más equitativa, solidaria y con sentido social de los recursos públicos’.

Y COMPLETÓ: ‘Y ese también fue un mandato popular el pasado 5 de junio. No podemos decirle a los cientos de miles de quintanarroenses con necesidades básicas insatisfechas, que el Gobierno, su Gobierno, no puede atender esas necesidades porque hay una élite política que se apodera de los recursos públicos. Quienes llegamos a un cargo de elección popular, en este último proceso electoral, no podemos fallar debemos construir como pilares de la transformación, la austeridad y el apoyo a los más necesitados’.

EL COMPROMISO de Mara Lezama fue poner en marcha de manera inmediata la Austeridad Republicana, realizando una revisión exhaustiva de las dependencias y entidades del gobierno del estado, que les permita diseñar una administración eficiente y enfocada al desarrollo compartido. Y en el presupuesto de egresos va a encontrar mucha tela de donde cortar, por ejemplo, en el último año de Carlos Joaquín González se asignó la cantidad de mil 042 millones 052 mil 455 pesos para el Ramo General de Provisiones Financieras y resulta que el 95 por ciento de esos recursos (991 millones 302 mil 816 pesos) fue para ‘Aportaciones a Convenios’, un concepto con manejo muy discrecional.

@Nido_DeViboras

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.