NIDO DE VÍBORAS

1625
NIDO ALCALDESAS

Por KUKULKÁN

LAS MUJERES tomaron por asalto el poder en Quintana Roo y en menos de seis años le arrebataron la Corona estatal a los hombres al conquistar en 2021 siete de los once municipios con Atenea Gómez Ricalde, en Isla Mujeres; Ana Paty Peralta De la Peña, Benito Juárez, Blanca Merari Tziu Muñoz, Puerto Morelos; Lili Campos Miranda, Solidaridad; Juanita Alonso Marrufo, Cozumel; Maricarmen Hernández, Felipe Carrillo Puerto, y Yensunni Idalia Martínez Hernández, Othón P. Blanco; para cerrar en 2022 con la gubernatura con Mara Lezama Espinosa.

ESTA conquista histórica en un estado machista por décadas, es la coronación de la lucha que dieron y siguen dando muchas mujeres quintanarroenses —algunas muy reconocidas en su momento, pero desafortunadamente ya no están— para alcanzar la equidad de género en la toma de decisiones políticas y económicas del gobierno del estado. Lo lograron también porque es parte de la Cuarta Transformación que pregona a nivel federal el presidente Andrés Manuel López Obrador, impulsando a más mujeres que hombres para las gubernaturas. ‘Son más honestas que los hombres para manejar los recursos públicos’, argumenta constantemente en sus mañaneras.

PARA demostrar su convicción por proteger y defender a las mujeres, el inquilino de Palacio Nacional celebró cuando anunció que ‘por primera vez va a haber una gobernadora del Banco de México, antes era como el ‘Club de Toby’. En el Senado por primera vez hay una presidenta. Tenemos a la primera secretaria de Seguridad Pública y Protección Ciudadana. Vamos a proteger a las mujeres, a todas las mujeres, por convicción, no por moda. En los últimos tiempos los conservadores se volvieron feministas’.

A LAS ALCALDESAS de Quintana Roo, también se suman diputadas locales, diputadas federales y senadoras. Todavía no es posible valorar su labor porque siguen en funciones, eso sí, en medio de una grave inseguridad pública generalizada y a la cual aún no se le encuentra una solución conjunta. Pero en el estado ya se han registrado las excepciones de la regla presidencial de que las mujeres son más honestas para manejar el dinero público, la primera alcaldesa morenista acusada de corrupción y en proceso de justicia, nos referimos nada más ni nada menos que a Laura Beristain Navarrete, quien enfrenta acusaciones ante la justicia estatal por saquear las arcas públicas del municipio de Solidaridad. Y es perseguida por otra mujer, su sucesora Lili Campos, quien se ha comprometido a aplicar justicia hasta sus últimas consecuencias.

LA RUTA y las circunstancias por las que cada una de estas alcaldesas tuvo que pasar para alcanzar el triunfo son muy diferentes y en ocasiones hasta opuestas. Son mujeres de carne y hueso. Hay desde quienes ni siquiera tuvieron que competir para el puesto, que llegaron a suplir a la titular (ejemplo: Ana Paty sustituyó recientemente a Mara Lezama en Benito Juárez), hasta para quienes la silla municipal es producto de una tragedia, como ocurrió en el caso de Blanca Merari quien ocupó la candidatura que un artero asesinato le arrebató a su esposo Ignacio Sánchez Cordero.

SIN ALGUNA experiencia en la administración pública, la alcaldesa de Puerto Morelos no se dejó manipular por su antecesora Laura Fernández Piña, quien pretendía comprometerla con el pago de casi tres millones de pesos mensuales, durante los próximos 20 años, a través de la creación de dos empresas bajo el esquema de Asociación Público Privada (APP) vinculadas con el esposo de la ahora diputada federal por el PRD. Por estos hechos se presentaron las denuncias respectivas y el propio presidente informó que en contra de la legisladora federal hay una investigación en curso. Otra excepción de la regla.

@Nido_DeViboras

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.