Entregan a Sedena 113 mmdp sin rendir cuentas

274
Entregan a Sedena 113 mmdp sin rendir cuentas
  • El Gobierno federal y las Fuerzas Armadas tienen bajo su control una bolsa discrecional de 113 mil millones de pesos.
MANUEL ALEJANDRO ÁLVAREZ TORRES / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- El Gobierno federal y las Fuerzas Armadas tienen bajo su control una bolsa discrecional de 113 mil millones de pesos del fideicomiso aduanero.

Pese a la promesa del Presidente Andrés Manuel López Obrador de extinguir los fideicomisos de la administración pública, siguen operando, conservan una bolsa millonaria y se usan con opacidad, advirtió Sarahí Salvatierra, la coordinadora del Programa de Rendición de Cuentas y Combate a la Corrupción de Fundar.

Al cierre de 2021, indicó, aún existían poco más de 350 fideicomisos que tenían una bolsa de 509 mil 855 millones de pesos, los más importantes relacionados con la ley aduanera y para gasto de equipamiento de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

De acuerdo con documentos de la Sedena, obtenidos por el grupo de hackers Guacamaya, el Gobierno federal planea gastar los 113 mil millones de pesos que tiene el Fideicomiso para Administrar la Contraprestación del Artículo 16 de la Ley Aduanera (FACLA).

De ese monto, 53 mil 615 millones son para “Obras Prioritarias”, incluidos 28 mil 289 para obras en el corredor del Istmo de Tehuantepec, que controla la Secretaría de Marina (Semar); 21 mil 299 millones para obras de la Sedena en la frontera norte, y 3 mil 927 millones para el denominado Proyecto Guaymas, que contempla una carretera y un puerto.

Otro rubro, denominado “Compra de Equipo”, absorberá 9 mil 267 millones de pesos, de los cuales 7 mil 822 millones son para la Semar; mil 20 millones, para el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), y 425 millones, para el Tren Maya.

La Sedena tendrá además otros 17 mil 154 millones adicionales para modernizar aduanas en ocho estados.

La nueva Agencia Nacional de Aduanas de México (ANAM) recibirá 10 mil 911 millones de pesos para su gasto operativo, mientras que al SAT le dejaron 34 mil millones, pues el FACLA ha sido, desde hace años, la fuente de financiamiento de contratos de tecnologías del órgano tributario.

Todos estos recursos son adicionales a los que la Cámara de Diputados apruebe en los Presupuestos de Egresos para 2023 y 2024.

El FACLA se nutre de recursos del pago de trámites de importación previstos en el artículo 16 de la Ley Aduanera, y ahora se envían a tres nuevos fideicomisos creados este año por Sedena, Semar y SAT.

“Lo más relevante es conocer el destino de lo que se está pagando con los fideicomisos públicos porque estos instrumentos no pueden ser utilizados para otra cosa que no sea el objetivo para el cual se crearon”, señaló Salvatierra.

Las contrataciones con estos fondos no se publican en ninguna plataforma de transparencia o compras de gobierno, y sólo se llegan a mencionar superficialmente en informes trimestrales de Hacienda al Congreso.

Desde marzo, el ex titular de la ANAM, Horacio Duarte, estuvo convocando a reuniones del Comité Técnico del FACLA, cuyo principal objetivo fue autorizar las transferencias de fondos solicitadas por Sedena y Semar para sus nuevos fideicomisos.

Estos últimos, a su vez, los estableció el Presidente Andrés Manuel López Obrador al crear la ANAM a finales de 2021 para quitarle al SAT el control de las aduanas, y simultáneamente, poner estas en manos de los militares.

La extracción de recursos del FACLA hacia los nuevos fideicomisos se reflejó de inmediato en su saldo, pues al cierre de 2021, tenía 81 mil 530 millones de pesos, pero al cierre de marzo bajó a 45 mil 983 millones.

Históricamente, el FACLA, que existe desde 2004, ha llegado a recibir entre 20 y 25 mil millones de pesos anuales, lo que significa que entre 2022 y septiembre de 2024 -cuando terminará este sexenio- podría acumular unos 70 mil millones de pesos, adicionales al saldo previo.

Te puede interesar: Deja dos muertos huracán ‘Roslyn’ en Nayarit

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.