NIDO DE VÍBORAS

1340
NIDO EMPRESARIOS

Por KUKULKÁN

EL LLAMADO de la gobernadora Mara Lezama Espinosa a participar en el diseño de un Nuevo Acuerdo para el Bienestar y Desarrollo en Quintana Roo no ha logrado permear todavía entre los quintanarroenses, pero se ha ido avanzando en la comunicación con los ‘actores estratégicos’ de la economía estatal, particularmente los hoteleros y desarrolladores en los destinos de Cancún, Playa del Carmen y Tulum, quienes abiertamente no han manifestado algún desacuerdo con este plan que tiene como principal objetivo beneficiar a los más pobres, particularmente de los municipios del sur de la entidad.

EL PUNTO de partida de la gobernadora es que el sistema económico del pasado, concentrado en unas cuantas manos, ya se agotó y se requiere de una transformación de fondo que principalmente deben asimilar estos ‘actores estratégicos’ para estar dispuestos a repartir la riqueza de manera más equitativa a fin de reducir las brechas de desigualdad social que imperan en el estado. No es una solicitud descabellada. Varios de estos grandes empresarios hoteleros y desarrolladores han hecho su riqueza a base de adquirir predios públicos a bajo costo para venderlos como hoteles, fraccionamientos y centros comerciales en millones de dólares. Ellos defienden que generan empleos. Sí, pero con sueldos raquíticos y sin los derechos de ley.

APELAR a la generosidad de empresarios como Moisés El Mann-Arazi, José y Roberto Chapur Zahoul, Miguel Quintana Pali y Carlos Constandse Madrazo corre el riesgo de no prosperar porque se trata de actores que no están plenamente de acuerdo con los planteamientos de la Cuarta Transformación ni con sus esquemas de subsidios para los principales programas sociales que lleva a cabo el gobierno federal. Qué tan dispuestos están en distribuir la riqueza de una forma más equitativa, si su argumentación es que ellos ya pagan impuestos y derechos. Además, generalmente se quejan de operar sin ganancia.

CÓMO convencer a un empresario como Moisés El-Mann, cuya compañía Fibra Uno ha desarrollado varios proyectos entre ellos el fraccionamiento Cumbres, Plaza la Isla 2 (con inversión de 450 millones de pesos) o el Centro Logístico para la Industria Turística en Puerto Morelos (más de 250 millones de dólares), que ahora debe privilegiar y repartir equitativamente su riqueza con los más desprotegidos. Hay distintas formas de ayudar, cuando se tienen las condiciones y la voluntad para hacerlo. La prueba de fuego de todos estos grandes desarrolladores sería echar andar hoteles, fraccionamientos y plazas comerciales que detonen la economía de la zona sur del estado. Hasta ahorita todos le han apostado al norte por la infraestructura con que cuenta.

AUNQUE ha dicho que no descuidará el norte, Mara Lezama está convencida de que, para reducir la histórica brecha de desigualdades sociales, el sur del estado debe detonar económicamente. Para lograrlo tiene claro que la riqueza que genera el turismo debe traducirse en bienestar para cada uno de los hogares, por eso a través del Nuevo Acuerdo por el Bienestar y el Desarrollo se impulsarán nuevos destinos como referentes de lugares a visitar. ‘Necesitamos reconocer al turismo como motor social que nos lleve a cerrar brechas de marginación y de desigualdad’, ha dicho la gobernadora y hasta ahorita ninguno de esos grandes empresarios ha dicho esta boca es mía.

NO SÓLO la hotelería podría sacar de la crisis económica en que se encuentra estancada la zona sur del estado. Están sentadas las bases para la operación del Parque Industrial con Recinto Fiscalizado en Chetumal e impulsar el proyecto del canal de Zaragoza, vía marítima artificial de aproximadamente 1.23 kilómetros que permite la comunicación entre el mar Caribe con la bahía de Chetumal, que podría servir para la transportación de artículos o productos de importación y exportación de una forma más directa.

@Nido_DeViboras

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.