NIDO DE VÍBORAS

952
NIDO CANAL DE ZARAGOZA

Por KUKULKÁN

UNA DECISIÓN política del pasado gobierno estatal truncó la posibilidad de apuntalar la economía de la zona sur de Quintana Roo, al preferir que los 400 millones de pesos contemplados para el proyecto del canal de Zaragoza como nueva ruta naviera que conecte directamente a la Bahía de Chetumal con el Mar Caribe y proyectado con toda una obra de infraestructura como un muelle fiscal para la importación y exportación de productos (el estado reporta anualmente 3 mil millones de dólares en proveeduría de mercancías y servicios), un Home Port, zona hotelera y comercial, que a su vez daría servicio al Parque Industrial con Recinto Fiscalizado única obra que se construyó y se cacareó, pero que hoy resulta inoperante sin los canales de transportación a gran escala.

ESOS 400 millones de pesos (con otros 600 millones más provenientes de la federación, en total mil millones) fueron a parar en 2018 a la construcción de la Ciudad Militar en Cancún, sobre 300 hectáreas donadas por el gobierno de Carlos Joaquín González a la Secretaría de la Defensa Nacional, proyecto que cuenta con un cuartel de la Décima Brigada de la Policía Militar, una zona habitacional para 3 mil 200 elementos de las fuerzas armadas y sus familias; cuenta con servicios de tiendas Sedena, parques recreativos, juegos infantiles, zona comercial y planta de tratamiento de aguas residuales.

CORRÍAN las últimas semanas del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto cuando se echó a andar el proyecto como parte de la estrategia para reorientar el despliegue operativo del Ejército y de la Fuerza Aérea y garantizar mayor cobertura territorial en cada una de las 12 Regiones Militares de México. Por eso se le ubicó a cinco kilómetros del Arco Vial, en el Ramal Norte, zona continental de Isla Mujeres. El 9 de octubre de 2018, el entonces titular del Ejecutivo federal acudió a la inauguración donde el gobernador celebró: ‘Esta obra representa no sólo una obligación, sino una satisfacción de trabajar en conjunto por un proyecto común que busca la paz y la reconciliación en nuestro estado y nuestro país’. Llegaron los militares, pero eso no disminuyó la inseguridad como se previó.

EL SUR de la entidad ha sido motivo de preocupación en el discurso y su desarrollo aplazado por décadas. La nueva gobernadora tiene frente a sí un proyecto que de prosperar vendría a detonar la economía de esta zona donde se encuentran las comunidades más marginadas. El proyecto del canal de Zaragoza que avanzó en el papel y las tramitaciones de todos los permisos para iniciar la obra, es un balón que ahora está en la cancha de la gobernadora Mara Lezama Espinosa para convertirlo en realidad o volver a fallarles a sus habitantes.

DESDE La Administración Portuaria Integral del Estado de Quintana Roo (Apiqroo), su ahora ex titular Alicia Ricalde Magaña se encargó de realizar todos los trámites para que la federación le entregara al estado la concesión del Canal, además de conseguir los permisos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para poder ampliarlo de ancho, de 25 a 50 metros, así como dragarlo para alcanzar la profundidad de tres metros que se requieren para barcos de gran calado. Pero durante mucho tiempo estuvo durmiendo el sueño de los justos porque la concesión del área protegida pasó a manos de la Agencia de Proyectos Especiales, encargada de administrar los bienes inmuebles públicos del estado, y cuando no supo qué hacer (porque se trata de bienes que no se pueden vender) le fue transferida a la Secretaría de Economía que apenas y pudo con el paquete del Parque Industrial con Recinto Fiscalizador.

LA NUEVA gobernadora ya tiene conocimiento de los avances en la tramitología y el canal de Zaragoza podría incluirse en la lista de acciones y obras que tiene previstas para impulsar económicamente a los municipios de Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos, Bacalar y Othón P. Blanco, generando fuentes de empleo para los que menos tienen. Falta lo más importante, gestionar los recursos suficientes para concretarlo y esa ha sido la vocación de Mara Lezama ante las autoridades federales, así que habría que esperar una sorpresa.

@Nido_DeViboras

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.