Burla reglamento un permiso al RIU Riviera Cancún

407
Burla reglamento un permiso al RIU Riviera Cancún
  • El Ayuntamiento de Benito Juárez prorrogó fuera de plazo la licencia de construcción del hotel RIU Riviera Cancún.
MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- El Ayuntamiento de Benito Juárez prorrogó fuera de plazo la licencia de construcción del hotel RIU Riviera Cancún, con lo cual habría pasado por alto lo estipulado en el reglamento municipal.

El permiso para edificar el complejo turístico fue otorgado a la empresa Mx Riusa II, S.A. de C.V. para una obra nueva de 58 mil 543 metros cuadrados (m²) y otros 4 mil 481 m² de obra exterior con una vigencia de 24 meses, a partir del 8 de enero de 2020.

El documento 76231 con folio 4306/19 fue expedido por la Dirección General de Desarrollo Urbano de Benito Juárez, y autorizó las obras del hotel perteneciente a la cadena española en la Manzana 55, Lote 72-03, a la altura del kilómetro 21.5 del Bulevar Kukulcán en la Zona Hotelera de Cancún, con un uso de suelo “turístico hotelero” TH/20/Q.

La autorización permitía alzar un edificio de siete niveles y una torre de 16 pisos con 530 habitaciones, áreas recreativas, cuatro piscinas, un mini club, un par de bares acuáticos, vestidores y toalleros, zona de recepción, restaurantes y servicios, albercas y sótanos para estacionamiento con casi 63 mil m². El pago de derechos municipales fue de 4.2 millones de pesos.

La prórroga de la obra nueva se autorizó mediante el folio 2491/22 para un plazo de otros 24 meses, con una vigencia que inició el 28 de julio de 2022; es decir, la autorización se dio más de medio año después de que venció el primer documento. En este segundo trámite el pago de derechos municipales fue por 5.1 millones de pesos.

El artículo 189, fracción III, del Reglamento de Construcción para el Municipio de Benito Juárez, Quintana Roo (aprobado por el Cabildo municipal el 28 de octubre de 2021), dicta que la prórroga de licencia de construcción “se solicitará si terminando el plazo autorizado para la construcción de una obra ésta no se hubiera concluido”.

Pero aclara que se deberá solicitar con 15 días de anticipación a la fecha de vencimiento, previo cumplimiento de diversos requisitos; es decir, debió gestionarse formalmente a más tardar el 25 de diciembre de 2021.

El presunto incumplimiento del Reglamento de Construcción se habría dado bajo la anuencia de la titular de la Dirección General de Desarrollo Urbano, Nahielli Margarita Orozco Lozano, y del secretario Municipal de Ecología y Desarrollo Urbano, Armando Lara De Nigris.

A pesar de contar con el documento, la construcción del hotel español se ha postergado por litigios judiciales que lo envuelven, algunos promovidos directamente por el colindante Nizuc Resort & Spa.

El hotel de lujo ocupa un área de 12 hectáreas donde alberga 274 suites de lujo divididas en 13 categorías, por cuyo alojamiento mantiene tarifas de hasta 21 mil pesos por noche (más impuestos y otros cobros), para el turismo nacional.

De los más recientes juicios de amparo interpuestos contra el Riu Riviera Cancún está el caso 26386027 radicado en el Juzgado Quinto de Distrito de Quintana Roo, que encabezan un grupo de menores de edad que reclaman la legalidad de los permisos de chapeo y desmonte y la licencia de construcción concedidos por los directores municipales de Ecología y Desarrollo Urbano, además del síndico municipal.

Igualmente contra los permisos estatales y federales del manejo de aguas y alcantarillado, sin que hubieran procedido ante la omisión de agotarse primero los procedimientos contenciosos administrativos locales.

Contra autoridades federales la impugnación ha sido el otorgamiento de autorizaciones supuestamente ilegales que avalan la destrucción de flora y fauna endémica, al argumentar los quejosos que es una zona de anidación de tortugas marinas.

Otros reclamos igualmente rechazados acusan a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, al Fondo Nacional de Fomento al Turismo.

Y a las secretarías estatales de Gobierno, Desarrollo Agropecuario y Rural, Ecología, Medio Ambiente y Desarrollo Territorial Urbano Sustentable y la Procuraduría de Protección al Ambiente de Quintana Roo.

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.