Van ejidatarios por la reserva Chichankanab

482
Van ejidatarios por la reserva Chichankanab
  • Un decreto del exgobernador Félix González les quitó tierras a ejidatarios en la reserva Chichankanab.
MARCO ANTONIO BARRERA

J. M. MORELOS, Q. ROO.- A pesar de que transcurrió más de una década desde un abusivo decreto del exgobernador de Quintana Roo, Félix González Canto, ejidatarios arremetieron legalmente para recuperar sus tierras y franjas costeras de la reserva estatal del Sistema Lagunar Chichankanab.

La lucha jurídica la encabezan representantes de los ejidos Bulukax y La Presumida en el municipio de José María Morelos, quienes reclaman que no se les informó ni se les pidió su opinión para disponer de 11 mil 609.732 hectáreas de suelo forestal, con vegetación secundaria, manglar, selva baja inundable y selva mediana subperennifolia en 2011.

La medida que se consumó mediante un decreto publicado en el Periódico Oficial del Estado el 1 de abril, afectó por igual al suelo ejidal y propiedad privada de las localidades de Santa Gertrudis, La Presumida, San Marcos, Kantemoc, Bulukax y Dziuché.

El par de comunidades que emprendieron la batalla legal están representadas por los presidentes, secretarios y tesoreros del Comisariado ejidal, que reclaman la privación y el disfrute total o parcial en forma definitiva de la propiedad de sus derechos agrarios sobre las tierras que les pertenecen en una gran parte de la Laguna Chichankanab.

Ambos juicios de garantías fueron interpuestos de manera simultánea el pasado 3 de noviembre, contra la expedición del Decreto donde se declara área natural protegida la región denominada Sistema Lagunar Chichankanab.

El primer caso se radicó bajo el número de expediente 31121363 y el segundo con el número 31121485 ambos del Juzgado Primero de Distrito de Quintana Roo, a los cuales se concedió una suspensión de plano contra los actos reclamados al gobernador del estado y otras autoridades estatales.

“Para que de inmediato cese cualquier acto que pueda tener por efecto privar total o parcialmente, en forma temporal o definitiva, de la propiedad, posesión o disfrute de sus derechos agrarios. Particularmente, para que no se realicen obras u actividades que modifiquen la superficie o área que corresponda al Ejido”.

En el caso del Ejido La Presumida, los representantes que promovieron el juicio de garantías fueron el presidente, secretario y tesorero del Ejido, Venancio Abán Mejía, Ramón Matos Ojeda y Heriberto Manuel Canche Caamal, respectivamente.

En el Ejido Bulukax igualmente lo hicieron los representantes locales, cuyos nombres no fueron dados a conocer.

La impugnación jurídica no es la primera que ocurre sobre el mismo decreto del exmandatario González Canto, pues antes hubo otra resolución que favoreció a más ejidatarios inconformes.

Hace tres años, integrantes del ejido Dziuche transitaron el mismo sendero legal para obtener una sentencia de amparo favorable que les pudo restituir 8 mil 407 hectáreas de suelo forestal, equivalente a una tercera parte de las tierras pertenecientes a la comunidad y una franja de 600 metros de litoral.

La resolución legal quedó firme por parte del mismo Juzgado Primero de Distrito de Quintana Roo, pero bajo el caso 22653908 presentado el 26 de marzo de 2018 y que concluyó con una sentencia definitiva el 13 de febrero de 2019.

En sentido del amparo fue para que las autoridades estatales “dejen insubsistente el Decreto por el que se declaró área natural protegida la región denominada Sistema Lugar Chichankanab, con la categoría de reserva estatal, ubicada en el municipio de José María Morelos, Quintana Roo”.

Pero la resolución únicamente protegió una superficie de 8 mil 407 hectáreas, equivalente al 30 por ciento de la extensión total del ejido y una franja de 600 metros de litoral de la laguna Chichankanab que pertenecía a la parte quejosa.

Al principio se concedió la suspensión de plano hasta que se dictó sentencia favorable para los ejidatarios, cuyo fallo causó ejecutoria el 19 de agosto de 2019.

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.