NIDO DE VÍBORAS

2116
NIDO CARLITOS
Por KUKULKÁN

CINCO días antes de concluir la gestión de Carlos Joaquín González, la Dirección de Alcoholes de la Recaudadora de Rentas para la zona norte de Quintana Roo sufrió una misteriosa inundación que provocó la pérdida de más de cuatro mil expedientes de nuevas patentes para igual número de comercios de venta de vinos y licores en los principales destinos turísticos, Isla Mujeres, Cancún, Playa del Carmen y Cozumel. La pequeña coincidencia es que, entre este mamotreto de papeles acumulados sobre el suelo, había 240 autorizadas para el consorcio abarrotero encabezado por los empresarios yucatecos José Antonio Abraham Xacur y Ricardo Abraham Mafud, a quienes en la península se identifica como socios de Carlos Joaquín Rejón, hijo del ex gobernador.

LAS PRIMERAS pistas arrojadas por las investigaciones es que la inundación fue deliberada pues derivó de la fuga de una cisterna que en más de 20 años de funcionamiento no se había descompuesto nunca. También se encontraron ‘pelados’ los cables de la energía eléctrica de las oficinas con el riesgo de provocar un corto circuito, como si se tratara de un Plan B: ‘si no es por inundación, es por incendio’, corre la versión entre el personal de la Dirección de Alcoholes al tratar de explicarse los hechos siniestros. Lo que en realidad se trataba de ocultar no era el otorgamiento masivo de patentes, sino su autorización violando la normatividad.

ENTRE las disposiciones violadas por estas patentes figura el haberse instalado sin respetar los 500 metros radiales de otro establecimiento del mismo giro, así como ubicarse a menos de 500 metros radiales de planteles educativos, parques públicos, templos religiosos, hospitales, centros deportivos o de asistencia social y áreas de equipamiento. Grupo Abraham es propietario del consorcio abarrotero más pujante en la Península de Yucatán que incluye las tiendas Dunosusa, Super Aki y Súper Willys, cuyo mercado son las colonias populares por los bajos costos de algunos productos básicos.

EN 2017 el consorcio apenas superaba las 300 tiendas en la región peninsular, pero cerrarán 2022 con 500, la mayoría en Quintana Roo. La preferencia de Carlos Joaquín hacia Grupo Abraham fue notoria desde que asumió las riendas del estado a finales de 2016. No cumplía todavía un año en el poder cuando asistió a la inauguración de la primera concesionaria de vehículos Suzuki en la entidad, propiedad de Automotriz Siglo XXI cuyo director general es José Antonio Abraham Xacur. Un acto totalmente privado, pero desde ahí el mandatario les agradeció la inversión, les vaticinó un buen futuro, además de que les ofreció apoyo sin restricciones: ‘Nuestro gobierno es un aliado de los empresarios y está comprometido en impulsar políticas públicas que motiven la llegada de más empresas para diversificar la economía’.

PARA poner a Grupo Abraham en ventaja sobre otros competidores del ramo, Carlos Joaquín envió una iniciativa de reforma a diversas disposiciones de la Ley Sobre Consumo y Venta de Bebidas Alcohólicas en el Estado de Quintana Roo que les permitieron a los empresarios yucatecos monopolizar el mercado estatal de algunos productos básico para especular con los precios, como el caso del maíz para las tortillerías. El hombre clave en estos negocios y quien supuestamente es el puente accionario entre los Abraham y los Joaquín, es Marco Antonio Capetillo Vallado, gerente de ventas del corporativo.

CON TODOS ellos, en noviembre de 2021, Carlos Joaquín celebró y cortó el listón de la sucursal número 100 en el estado de la cadena de tiendas de abarrotes Super Willys, en la Supermanzana 255 de Cancún. En su discurso aquella ocasión, el virtual embajador de México en Canadá auguró un prometedor desarrollo: ‘Estoy seguro que seguirá este crecimiento en pleno y que estas tiendas representan la apuesta que la iniciativa privada hace a un estado en crecimiento, en desarrollo, como el que juntos —gobierno, empresarios y sociedad— queremos construir para nuestras futuras generaciones’. Y sus generaciones ya tienen el futuro asegurado.

@Nido_DeViboras

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.