Denuncian a policía por robo de celular tras marcha

378
Denuncian a policía por robo de celular tras marcha
  • Tras la marcha del 25 de noviembre Nadia Sánchez fue víctima del robo de su celular por un policía de la Secretaría de Seguridad Ciudadana.
VIRIDIANA MARTÍNEZ GUZMÁN / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras la marcha del 25 de noviembre Nadia Sánchez fue víctima del robo de su celular por un policía de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y de agresiones por parte de otros agentes, acusó.

Al terminar la marcha ella y otras tres mujeres iban riendo y platicando por la Calle 5 de Mayo, casi esquina con Palmas, cuando un policía les gritó: “Ya cállense verduleras”, contó la activista.

El hecho les causó disgusto por lo que lo cuestionaron y otros policías las rodearon, uno de ellos le arrebató el megáfono a una de sus compañeras, narró Sánchez.

En su intento por recuperar el altavoz, lo persiguió y grabó con su móvil hasta que el elemento se lo arrebató y huyó.

Sánchez lamentó que ningún policía la apoyó y sólo sabe que es del sector Oriente por un chaleco que le quitó cuando lo persiguió.

Para que alguien le dijera de quién se trataba, Sánchez intentó impedir que un camión de la SSC avanzara, pero dos policías mujeres la agredieron para quitarla, relató.

“Siento mucha frustración porque para mí es claro que es culpable de abuso policiaco”, dijo.

“Ahora no nada más hay que cuidarse de los agresores en casa sino de los policías”.

La mujer denunció en la Fiscalía capitalina, en Asuntos internos de la SSC y en Derechos Humanos.

De acuerdo con la SSC los elementos involucrados fueron ubicados y suspendidos, pero la activista dijo que no ha sido notificada.

Expresó que se siente vulnerada porque en su celular tenía información confidencial del caso que lleva por la violencia que ejercía su ex pareja en contra de ella, así como contactos por lo que responsabilizó a la SSC de la difusión o uso de los mismos.

Te puede interesar: Amplían sucursales de Banco del Bienestar en CDMX

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.