Goza ‘Doña Lety’ plena impunidad

694
Goza ‘Doña Lety’ plena impunidad
  • La absuelven y sigue liderando operaciones del Cártel de Sinaloa en Quintana Roo. Le da Poder Judicial un trato privilegiado.
FELIPE VILLA

CANCÚN, Q. ROO.- Con la absolución de Leticia Rodríguez Lara, “Doña Lety”, el Poder Judicial tiró el trabajo de al menos 17 años de inteligencia contra el Cártel de Sinaloa en Quintana Roo.

A pesar del cúmulo de evidencias que en su contra aportaron agencias militares y civiles, un juez de control la encontró inocente de los delitos que se le imputaban.

Luces del Siglo tuvo acceso a informes de inteligencia militar que dan cuenta del combate al narcotráfico en el estado e identifican a la recientemente absuelta como la “Reina de la Riviera Maya”, cabeza del Cártel de Sinaloa en Quintana Roo.

El parte militar más reciente data de agosto pasado. Ahí, se señala que Leticia Rodríguez Lara, desde la cárcel, seguía estando al frente de las actividades en la entidad del también llamado Cártel del Pacífico.

Según el documento, “Doña Lety” opera a través de tres subalternos en libertad: Carlos Alberto Torres, conocido como el “Chore”; Héctor Elías Flores Aceves, el “15”, y Jonjairo Ku Uch, “Zeus”.

Elaborado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y titulado “Actividad Delictiva en Quintana Roo”, el documento señala que son cinco las organizaciones criminales que en el estado se dedican al trasiego y venta de droga.

La preponderante sigue siendo el Cártel de Sinaloa, con amplia presencia en los municipios de Benito Juárez, Solidaridad, Felipe Carrillo Puerto, Bacalar y Othón P Blanco.

Los demás grupos de la delincuencia organizada que actúan en la entidad son el Cártel Jalisco Nueva Generación, Los Pelones, el Cártel del Golfo y el Cártel Independiente.

Otro informe de inteligencia militar, del 21 de diciembre de 2020, da cuenta de la importancia de Leticia Rodríguez Lara para el crimen organizado en Quintana Roo. Menciona otros alias que utiliza la lideresa como clave en las comunicaciones del cártel: la “40”, la “Procuradora”, la “Señora” y la “Güera”.

Asimismo, la ubica como parte de la estructura del Cártel del Pacífico, en la rama que encabeza Ismael Zambada Sicairos, el “Mayito Flaco”, y Zurisaday Villaseñor Méndez, el “Zuri”. En esta línea también menciona a Zaida Rocío Luna Ramírez, la “Duquesa”; Enier Valier González, el “Apá”; Héctor Noel Duarte Santos; Clemente Soto Peña; y Víctor Luis Rodríguez Lara, el “Tío”.

Leticia Rodríguez Lara es la jefa del Cártel de Sinaloa en la entidad y realiza actividades de trasiego de drogas; además, “extorsión a propietarios de bares, centros nocturnos, casas de cita y hoteles, y venta de droga al menudeo y tráfico de personas”, se asienta en el reporte más antiguo, de 2005.

No es la primera vez que el Poder Judicial trata con deferencia a Leticia Rodríguez Lara. Un reporte clasificado como “confidencial”, elaborado por la Sección Segunda del Estado Mayor de la Defensa Nacional (Inteligencia), da cuenta de detenciones en flagrancia en 2005 y enero de 2017. En ambos casos fue liberada inmediatamente.

El parte militar, fechado el 17 de enero de 2017, expone que las balaceras en las calles de Cancún y el ataque a instalaciones de la Fiscalía General de Justicia del Estado en Cancún se debieron a la detención de “Doña Lety”. Ese día, 21 personas a bordo de motocicletas dispararon al edificio, con saldo de cuatro personas muertas, incluyendo a un oficial. Entonces se dejó en libertad a Rodríguez Lara.

Sin embargo, el 9 de agosto de ese mismo año sería detenida por efectivos de la Secretaría de Marina y de la Policía Federal, de nueva cuenta en el estado de Puebla, cuando se dirigía a visitar a su hijo. Por ello, se emitieron alertas a las 11 Policías municipales para “redoblar el esfuerzo en los filtros de ingreso a cada uno de los municipios”.

Para noviembre de ese año, se encontraron mil 540 cajas de seguridad en un inmueble de Cancún que era utilizado por parte de la estructura de “Doña Lety”. En ellas se depositaban “insumos producto de la delincuencia” y se almacenaba “información para cometer más ilícitos”.

También se encontraron “millonarios recursos en efectivo, tarjetas para clonación, listados de propiedad del crimen organizado, incluso armas de fuego”.

“Doña Lety” fue aprehendida cuando contaba con 48 años de edad. Hoy tiene 53. Expolicía federal, se le vincula al narcotráfico desde 2005, cuando comenzó a participar en “levantones”, ejecuciones y protección a narcomenudistas. Luego ella se encargaría de ordenar tales actividades y controlar la venta y trasiego de drogas.

Fue sometida a prisión preventiva oficiosa el 10 de abril de 2018. Se le acusó de delincuencia organizada y delitos contra la salud y en contra de la mujer.

El pasado 17 noviembre el subsecretario de Seguridad Pública federal, Ricardo Mejía Berdeja, reprobó que jueces federales beneficiaran con sus resoluciones a grupos criminales, “lo cual atenta contra la seguridad y genera impunidad”.

Durante la conferencia de prensa matutina de esa fecha encabezada por el titular del Poder Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, el funcionario denunció la “absolución de diferentes procesos penales de Leticia ‘N’, alias ‘Doña Lety’, alias ‘la Reina de la Riviera Maya’, quien es la cabeza de una organización delictiva en el estado de Quintana Roo. Ella perteneció a la Policía Federal y después se trasladó a una organización delictiva”.

Incluso Mejía Berdeja proyectó imágenes donde se observa a Rodríguez Lara posando con fusiles de asalto de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

El subsecretario dijo a los medios que la imputada fue acusada en diferentes procesos penales por delincuencia organizada en la modalidad de delitos contra la salud. En este caso, en un primer proceso por venta y distribución de cocaína, fue absuelta por diferentes juzgadores federales al echar abajo una prueba documental que a su vez permitió que hubiera insuficiencia aprobatoria, y el proceso fuera generado una absolución. Y aunque se apeló el caso, fue absolución”.

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.