No abandonaré mi cargo.- Castillo

374
No abandonaré mi cargo.- Castillo
  • El ex Presidente peruano Pedro Castillo dijo ayer que nunca renunciará a su cargo y llamó a poner fin a la represión de manifestaciones.
STAFF / AGENCIA REFORMA

LIMA, PERÚ.- El ex Presidente peruano Pedro Castillo dijo ayer que nunca renunciará a su cargo, llamó a poner fin a la represión de manifestaciones que exigen elecciones inmediatas y su libertad, y convocó a sus simpatizantes a que lo acompañen hoy cuando supuestamente deje la prisión al vencer el plazo de su arresto.

“Jamás renunciaré y abandonaré esta causa popular que me ha traído acá. Desde acá quisiera exhortar a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional que depongan las armas y dejen de matar a este pueblo sediento de justicia”, indicó el ex Mandatario.

“Estoy injusta y arbitrariamente detenido, no estoy por ladrón, por violador, ni corrupto ni matón”.

Sus palabras se dieron en una audiencia judicial virtual para evaluar su apelación a su detención preliminar de siete días dictada el miércoles pasado.

“Nunca he cometido delito de conspiración ni rebelión”, subrayó Castillo, dirigiéndose al juez supremo César San Martín.

El magistrado rechazó la apelación del ex Presidente y confirmó su detención preliminar por presunto delito de rebelión.

Con ese fallo, Castillo debe permanecer detenido en la sede de la Diroes hasta hoy a las 13:42 horas, fecha en que vence el plazo del arresto.

No obstante, se espera que la Fiscalía solicite que el ex Presidente continúe detenido hasta por tres años.

“Mañana a las 13:42 horas, saldré en libertad. Los espero a todos en las instalaciones de la Diroes para unirme a ustedes en un gran abrazo”, dijo Castillo.

El abogado Ronaldo Atencio, quien habló en nombre del equipo jurídico del ex Mandatario, alegó que él no levantó las armas ni organizó a la población capaz de derrocar al Gobierno actual, como lo establece la ley peruana para acusar a alguien de rebelión.

Te puede interesar: Despliega Boluarte a Ejército en calles

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.