Priva la confusión en becas de la 4T

224
Priva la confusión en becas de la 4T
  • La falta de personal y presupuesto operativo en el Programa Becas de Educación provoca que las familias no se enteren de las convocatorias ni los requisitos.
JORGE RICARDO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La falta de personal y presupuesto operativo en el Programa Becas de Educación Básica para Bienestar “Benito Juárez” provoca que las familias no se enteren de las convocatorias ni los requisitos, no sepan de las fechas de pago ni el porqué no son aceptadas o les suspenden los pagos, y a veces ni siquiera saben cuál es el hijo que recibe la beca.

La evaluación de procesos a programas prioritarios del gobierno federal, presentada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), concluyó que esta falta de información afecta más a los más pobres y a quienes viven más alejados, sin señal de internet, que es donde el gobierno ha enfocado la difusión de las becas de 840 pesos mensuales.

En 2022, el Programa recibió 33 mil 310 millones de pesos y aunque el gobierno federal presume que todos los niños de nivel básico reciben un apoyo, el Coneval afirmó que sólo 4 millones 2010 mil 180 familias son beneficiarias de un total de 9 millones 471 mil 115; es decir, su cobertura es del 42 por ciento, sin que se informe cómo se elige a los estudiantes.

Los tutores, por su parte, acusan que no saben por qué no aceptan a sus niños en el programa, y otros no saben cuál de todos sus hijos es el beneficiado, incluso algunos aún los confunden con Prospera, el programa del sexenio de Enrique Peña Nieto.

El Coneval atribuyó esta situación a que la Coordinación Nacional de Becas para el Bienestar Benito Juárez (CNBBBJ) no tiene una estructura organizacional, ni manuales de procedimientos para dar mayor claridad, ordenamiento y transparencia. Según el Consejo, incluso algunos maestros ni siquiera tienen información de las fechas.

N-GRAFICO-BECAS-CONFUSION

Te puede interesar: Teje Segalmex red y se autocontratan

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.