Desbordan paisanos, migrantes y shoppers

207
Buscan atraer más visitantes a través de frontera con Belice
  • Las fronteras Reynosa-McAllen, Nuevo Laredo-Laredo y Matamoros-Brownsville viven nuevamente una temporada decembrina a tope.
ARTURO ORTEGA / AGENCIA REFORMA

Texas, Estados Unidos.- Tras más de dos años de cierres y restricciones por el Covid-19, las fronteras Reynosa-McAllen, Nuevo Laredo-Laredo y Matamoros-Brownsville viven nuevamente una temporada decembrina a tope.

Los paisanos regresan a México en megacaravanas que podrían dejar cifras históricas, mientras que los compradores mexicanos saturan los puentes internacionales para llenar negocios del sur de Texas.

Además, miles de migrantes extranjeros están desbordando los albergues en la espera de que Estados Unidos flexibilice su proceso de asilo con el posible fin del programa “Título 42”, actualmente en disputa en tribunales.

Ayer, en Reynosa los tiempos promedio de espera en los puentes internacionales de Texas se dispararon y los automovilistas tuvieron que aguardar en fila de tres a cuatro horas, algo que no se veía en años.

Del otro lado, en McAllen, principal destino para el “shopping” de mexicanos, destacando los nuevoleoneses, las tiendas, restaurantes y hoteles estaban ayer llenos y de plácemes.

“La gente de México gasta y gasta”, dijo entre sonrisas el manager del Hotel Radisson, Omar Guevara.

“Ahorita estamos totalmente llenos, tenemos 150 habitaciones y estamos totalmente llenos”, señaló.

Carlos Marin, presidente de la Cámara Internacional de Comercio de McAllen, destacó la importancia de los mexicanos luego de años de afectaciones por la pandemia y ahora por la inflación.

“Ya están viniendo más los mexicanos”, señaló Marin, “y lo mejor está por venir en ventas”.

De forma paralela, las caravanas de paisanos reaparecieron esta semana y, tras el cruce el jueves de una con 2 mil 500 vehículos por Nuevo Laredo, ayer un nuevo macrogrupo cruzó con miles de paisanos y por Matamoros pasó una de 700 vehículos.

Las autoridades prevén la temporada de paisanos más alta en años, incluso superando los más de un millón 200 mil connacionales del 2019.

A su vez, al menos 14 mil migrantes han desbordado los albergues fronterizos y formado improvisados campamentos, principalmente en Matamoros y Reynosa.

Los extranjeros, de Centroamérica, Sudamérica, Haití y hasta Rusia y Congo, llegaron con la esperanza de que en los próximos días Estados Unidos flexibilice las reglas para asilo humanitario.

Los migrantes esperan el fin de los programas “Quédate en México”, que obliga a los solicitantes de asilo a esperar el proceso en territorio mexicano, y “Título 42”, que permite deportaciones exprés alegando la pandemia de Covid.

En El Paso, el Alcalde Oscar Leeser declaró ayer estado de emergencia, por cientos de migrantes que cruzaron y duermen en las calles soportando bajas temperaturas.

Afirmó que la declaratoria permitirá a la ciudad obtener recursos para albergarlos.

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.