NIDO DE VÍBORAS

961
NIDO PIRINOLA

Por KUKULKÁN

LO QUE no han entendido los adversarios al gobierno de la Cuarta Transformación es que el presidente Andrés Manuel López Obrador no cambió las reglas del juego, sino el juego completo. Por décadas el selecto grupo de poderosos que gobernó México estaban acostumbrados a divertirse con el aspiracionista juego del Turista Mundial, comercializando y repartiéndose el país entero sólo entre ellos… hasta que un día sobre la mesa se les apareció la democrática Pirinola que requiere de destreza dactilar para ganar haciéndola girar hasta detenerse en alguna de las caras con la inscripción que le otorgue la suerte al hábil jugador, quien por otra parte también tiene la posibilidad de hacer perder a todos los participantes si la opción cae en el doloroso TODOS PONEN.

Y CON ESTE nuevo juego no están de acuerdo los grandes beneficiados del pasado porque esto les ha implicado, por ejemplo, tener que pagar los impuestos que antes les eran condonados por sus amigos (o sus empleados) los presidentes de la República del periodo neoliberal. Esa es la esencia de la reforma al artículo 28 de la Constitución impulsada por este gobierno, la cual expresamente prohíbe anular las obligaciones fiscales de los potentados, lo que se ha traducido en una mejor recaudación, una hacienda pública fuerte donde no han tenido cabida los sistemáticos aumentos a los impuestos ni los gasolinazos, tampoco pedir nuevos créditos o endeudar al país.

EL ENGAÑO de los gobiernos neoliberales siempre fue que el problema fiscal de México era que no pagaban impuestos los de la economía informal, los vendedores ambulantes, los que acomodan los carros en la calle, los ‘viene-viene’, y se llenaba la boca afirmando que la solución era incorporarlos a todos a la formalidad porque de esa manera se iba a fortalecer la hacienda pública. Puro cuento, los ha desenmascarado López Obrador desde sus mañaneras: “No se tenía ingresos suficientes porque había privilegios, había empresas que les condonaban hasta 20 mil millones de pesos al año, lo que es el presupuesto de un estado se lo condonaban a una empresa vinculada al poder, porque ellos eran los que mandaban, tenían tomado el gobierno, tenían secuestrado al gobierno, el gobierno era un comité al servicio de una minoría rapaz; ahora el gobierno es de todos los mexicanos”.

OTRA acción que ha irritado mucho a los privilegiados del pasado, es el recorte a la publicidad oficial que se repartía únicamente entre los dueños de las empresas monopolizadoras de los medios de información, lo que aparejado con la evolución de la comunicación digital vino a poner piso parejo para todos los que se dedican a esta noble profesión donde lo que cuenta ahora es el talento que se le imprima para tener éxito. Resulta totalmente falso afirmar que el periodismo está en crisis, lo que en realidad ya no funciona es el viejo modelo del negocio del periodismo que permitía a sus dueños, y a la élite de plumas dedicada a defender sus intereses, expandirse económicamente a otras áreas ajenas al servicio de informar a la comunidad. Por esa miopía en la que viven, no terminan de funcionarles las estrategias implementadas para frenar el avance del nuevo régimen ni para socavar la imagen de un presidente que se crece ante las adversidades y que sigue imponiendo la agenda de los temas nacionales.

EN ARAS de regresar a ese sistema de beneficios, los nostálgicos detractores del inquilino de Palacio Nacional han recurrido a todo. Lo acusan de la polarización social cuando en realidad esta se incubó durante el llamado periodo neoliberal con programas televisivos y educativos dedicados a mantener ‘ignorante’ a la gran masa, creyendo que conservarían eternamente el poder. Los verdaderos responsables de que López Obrador se haya encumbrado en la cúspide del poder, son precisamente aquellos que por décadas se enriquecieron a manos llenas profundizando con ello no sólo las desigualdades, sino también la rabia social silenciosa que ha encontrado una válvula de escape en el Gobierno de la 4T y que no está dispuesta a regresar al régimen de injusticias padecidas por décadas.

@Nido_DeViboras

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.