NIDO DE VÍBORAS

858
NIDO 100 DÍAS

Por KUKULKÁN

EN SUS PRIMEROS cien días de gobierno Mara Lezama Espinosa ha logrado establecer lo que requiere todo Estado para poder avanzar: garantizar la gobernabilidad, entendida como la razonable capacidad de mando, de conducción política y de disciplina democrática que puede alcanzar una sociedad. El ejercicio de gobierno requiere de condiciones favorables tanto en el medio interno como en el internacional y cuando esas condiciones no se dan o cuando se dan insuficientemente se dice que hay problemas de gobernabilidad en un Estado. No es el escenario de Quintana Roo donde la primera gobernadora ha logrado serenar con destreza las diferentes inconformidades sociales, herencia de la anterior administración, que le salieron al paso desde que asumió el poder en septiembre pasado.

EMINENCIA de la Ciencia Política en el mundo y considerado uno de los investigadores principales del proyecto Variedades de Democracia (V-Dem), Michael Coppedge se ha encargado de medir centenares de atributos de la democracia y la gobernanza para casi todos los países del mundo y ha llegado a la conclusión de que la gobernabilidad descansa en la armónica relación entre los actores estratégicos de una comunidad, o sea entre aquellos que tiene suficiente poder para alterar el orden público, impulsar o detener el desarrollo económico o, en general, afectar la marcha de la sociedad. En la entidad, por ejemplo, Mara Lezama logró consensos con el sector empresarial del estado que se resistía a elevar los dos principales impuestos que son la principal fuente de ingresos propios (el Impuesto sobre Nómina y el Impuesto Hotelero).

LA MEDIDA permitirá ejercer en 2023 al gobierno de Mara un presupuesto histórico de casi 42 mil millones de pesos, 17 por ciento superior al de 2022, cuya distribución privilegia los programas y acciones sociales para quienes menos tienen y más lo necesitan. ‘Se trata del presupuesto más grande en la historia para el bienestar social y una verdadera política de austeridad de gobierno porque primero están los pobres’. Mara Lezama se ha legitimado como la gobernadora constitucional de Quintana Roo, luego de la competencia electoral donde el golpeteo de desprestigio mediático entre los candidatos y el alto abstencionismo, amenazaban la gobernabilidad a futuro.

EL PUNTO de partida del nuevo gobierno de Quintana Roo es el Nuevo Acuerdo por el Bienestar y el Desarrollo a fin de reconstruir el tejido social, reducir las brechas de desigualdad, garantizar la seguridad ciudadana y generar un desarrollo económico compartido, sustentable y sostenible. Bajo estos principios se ha ido tejiendo a su vez la estrategia rumbo a la transformación profunda con acciones concretas: una administración austera, que camina a ras de piso, que responde y ve principalmente por el pueblo, que va acompañada por todo un trabajo de gestoría realizado ante el gobierno federal para denotar importantes obras de infraestructura que urgían tanto en norte como en el sur de la entidad.

LA ESTRELLA de la gobernadora de los quintanarroenses brilla también por su estrecha relación con el presidente Andrés Manuel López Obrador, cuyo gobierno federal invertirá adicionalmente a Quintana Roo para 2023 la cantidad de 45 mil millones de pesos en otro paquete de obras de infraestructura, entre ellos el Tren Maya, el aeropuerto en Felipe Carrillo Puerto y la obras para la apertura del centro ceremonial maya de Ichkabal, muy cerca de la laguna de los ‘siete colores’ en Bacalar.

EN MATERIA de turismo, motor de la economía estatal, cerró el año con 30 millones de pasajeros, rompiendo los récords turísticos históricos. Paralelamente, para fortalecer la protección de la ciudadanía, así como recuperar la paz y tranquilidad, en estos 100 días se implementó una estrategia de seguridad humana, basada en atender no sólo la delincuencia, sino también los causas que la originan. En Quintana Roo el barco está a flote para emprender un camino en cuyo horizonte azul luce limpio de nubarrones.

@Nido_DeViboras

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.