Espiaba EU chats de Ovidio Guzmán

338
Espiaba EU chats de Ovidio Guzmán
  • La forma en que administraba sus comunicaciones consistía en emplear un dispositivo para cada división de su empresa criminal.
ABEL BARAJAS / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Entre septiembre de 2013 y febrero de 2014, Estados Unidos espió las comunicaciones privadas de Ovidio Guzmán López, alias el “Ratón”, hijo de Joaquín “Chapo” Guzmán.

Durante la audiencia informativa de la extradición, se reveló que en esa época el “Chapo” delegaba en diversos “secretarios” la contestación de sus teléfonos BlackBerry.

La forma en que administraba sus comunicaciones consistía en emplear un dispositivo para cada división de su empresa criminal: uno para escribirse con los pilotos transportistas de droga, otro para sus contactos en Sudamérica y otros más para hablar con sus hijos, e incluso sus exesposas.

Periódicamente, también por seguridad, rotaba a sus “secretarios” que le cargaban los teléfonos y también los aparatos.

Toda esa mensajería instantánea fue interceptada legalmente por las agencias estadounidenses, guiadas por un testigo protegido allegado al capo.

Las conversaciones interceptadas y el testimonio de este delator son parte de las pruebas con las que se pretende juzgar al “Ratón” en la Corte Federal del Distrito de Columbia, por el cargo de asociación delictuosa para distribuir cocaína, metanfetamina y mariguana.

Según la relatoría que hizo la FGR ante el juez de control, en el expediente estadounidense consta que en estos chats los interlocutores se referían al “Chapo” como “ING”, “Inge” y “Nana”.

Ovidio usaba como identificador de contacto el “Ratón” y el “Ratón Nuevo”, sus alias más conocidos, mientras que su hermano Joaquín usaba los de “Güero”, “Moreno” y “Güero Moreno” en distintas Blackberry.

Griselda López Pérez, madre de los jóvenes, era el contacto de nombre “Roque”.

LAS ENTREGAS

Las agencias estadounidenses relacionan las conversaciones que supuestamente hizo Ovidio, con entregas y aseguramientos de droga en Tucson, Arizona.

La primera de ellas data del 24 de septiembre de 2013, cuando el usuario “Ratón” escribió a un secretario del “Chapo” para preguntarle sobre una carga de “Nana” que debía entregar.

La respuesta al joven fue que, para que no se confundiera, la carga correcta era una cocaína con una etiqueta que tenía como leyenda la palabra Whisky.

El 27 del mismo mes, el usuario “Ratón” escribió al secretario que “25 eran para el viaje”, lo que los estadounidenses relacionan con 25 paquetes con 30 kilos de cocaína que fueron asegurados en la misma fecha en Tucson. Eran paquetes con la etiqueta mencionada.

Dos días después, el secretario del “Chapo” mensajeó al “Ratón” que “los güeros (los estadounidenses) y la Marina dirigían operativo contra usted y contra Iván (Archivaldo Guzmán, alias el “Chapito”, su medio hermano)”.

Ovidio supuestamente respondió que él y el “Güero” (su hermano Joaquín) ya estaban al tanto.

Según el testigo colaborador del Departamento de Justicia, a partir de ese momento Ovidio habría dejado de usar este PIN y migró a otro aparato que también sería interceptado por los estadounidenses.

Primero se dio de alta con el nombre de usuario “Ratón Nuevo” y luego volvió al tradicional “Ratón”.

Las autoridades de la Unión Americana también atribuyen otro golpe policiaco a los chats que supuestamente sostuvo Ovidio con uno de los ayudantes de su padre.

Es el caso de una transcripción del 8 de octubre de 2013, en la que el “Ratón” aparentemente pidió al secretario el nombre de un receptor de droga en Tucson. Poco después, la DEA intervino el teléfono de ese sujeto, dejó que recibiera la carga y finalmente lo detuvo con 86.46 kilos de cocaína envuelta en paquetes de papel celofán, con las marcas “Whisky” y “Sky”

El 6 de enero de 2014, uno de los secuaces de Guzmán Loera le pidió al “Ratón” que le llevara una Blackberry a su madre Griselda López Pérez. El mismo día, el joven aparentemente respondió que ya estaba con “Roque”.

En ese momento, el “Chapo” escribió: “Cariño”.

Te puede interesar: Robaron 250 autos en el ‘Culiacanazo’

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.