Dan vuelta a rezago de obras educativas

277
Dan vuelta a rezago de obras educativas
  • El domo con dos canchas de usos múltiples en la Universidad Politécnica, en Cancún, una de las obras que han sido retomadas.
MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- El Instituto de Infraestructura Física Educativa del Estado de Quintana Roo (Ifeqroo) puso al día tres cuartas partes de casi un centenar de obras inconclusas que heredó del gobierno presidido por Carlos Joaquín González.

El titular del organismo, José Rafael Lara Díaz, reconoció que encontró 95 obras de instalaciones con rezago o estimadas por encima de su valor económico, cuya situación ha ido subsanando con las empresas responsables como parte de las acciones realizadas en los primeros 100 días de la actual administración.

“Todas, todas estaban rezagadas, todas estaban sobreestimadas, pero afortunadamente de 95 obras que teníamos llevamos casi el 75 por ciento terminado y las restantes 25 las tenemos que terminar en este mes, a más tardar el próximo, para que ese rezago concluya”.

El funcionario dijo a Luces del Siglo que con la aplicación de la Ley se presionó a los contratistas sin ceder a sus pretensiones de intentar eludir el cumplimiento de los contratos, en cuyos casos ya se habían otorgado diversos anticipos mayores al avance de los trabajos.

“Los presionamos y hubo penalizaciones. Hubo solamente un contrato que le aplicamos la fianza y yo creo de eso se dieron cuenta todos los demás. Con la sanción prácticamente empezaron a regularizarse y comenzamos a liberar las estimaciones que muchos en su momento me reclamaron. Pero no cedimos a ellos, hasta que no empezaran a cumplir por el término de las obras”.

El Ifeqroo es un organismo autónomo del gobierno del estado responsable del diseño y construcción de la infraestructura física educativa, así como del equipamiento, mantenimiento, rehabilitación, refuerzo, reconstrucción, reconversión y habilitación de instalaciones en primarias, secundarias, bachilleratos y universidades de Quintana Roo.

Una de las obras en situación de rezago fue la construcción de un domo con dos canchas de usos múltiples en la Universidad Politécnica de Quintana Roo, plantel Cancún.

El proyecto se ejecutó con un primer contrato para alzar cuatro columnas metálicas de más de 8 metros de altura que costaron casi 5 millones de pesos, y un segundo convenio para instalar otras 6 columnas, el piso firme, equipamiento, pintura de las canchas y la colocación del techo de lámina, lo que sumó otros casi 9 millones de pesos.

Los trabajos de la segunda etapa que ayer fueron supervisados por el funcionario se otorgaron a la empresa Villacosta, S.A. de C.V. mediante el contrato LP-IFEQROO-VILLACOSTA-FAMREMSUP-OB-136/2022 con un monto original de 8 millones 939 mil 123.88 pesos, pero que aumentó a 8 millones 990 mil 725 pesos.

“Este proyecto es de 14 millones de pesos, pero como te repito estaba el 70 por ciento pagado cuando nosotros entramos y un 30 por ciento de obra. La empresa se empezó a regularizar y bueno, ahorita ya estamos a punto de entregar”.

Esa misma obra que se encontraba en situación de abandono fue constatada por la gobernadora Mara Lezama hace dos meses, pero con la intervención del Ifeqroo se podrá inaugurar el mes entrante en beneficio de mil 360 estudiantes.

Lara Díaz externó que una vez revertido el rezago comenzarán los nuevos proyectos mediante un presupuesto dividido; es decir, en partes equitativas para los cuatro niveles educativos, desde la educación básica hasta la etapa profesional.

“Vamos a repartirlo para que todos tengan la misma bolsa y podamos darle beneficios a todo el alumnado”.

Habrá obras relevantes que se enfocarán a los planteles del nivel medio superior, que han enfrentado el mayor abandono de los gobiernos al asignarle únicamente el 10 por ciento del presupuesto.

“Estaba más abandonado el nivel medio superior, pero estamos enfocados a la atención de Bachilleres, del Cecyte y los Conalep”.

A los jóvenes, de 15 a 18 años, que acuden a estos planteles se les ofrecerán canchas deportivas y más salones de clase para alejarlos de la delincuencia, lo cual se traduce también en combatir a la inseguridad desde sus orígenes sociales.

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.