Se mantienen atentos en el CIJ por fentanilo

171
Se mantienen atentos en el CIJ por fentanilo
  • El Centro de Integración Juvenil (CIJ) en Cancún se mantiene alerta para la atención de algún caso.
OMAR ROMERO

CANCÚN, Q. ROO.- Ante el aumento del consumo del fentanilo en diversas entidades del país en jóvenes de 15 a 29 años de edad, el Centro de Integración Juvenil (CIJ) en Cancún se mantiene alerta para la atención de algún caso, ya que esta es una droga que puede causar la muerte más rápido que cualquier otra.

Liliam Negrete Estrella, directora del CIJ Cancún, dijo que hasta el momento no han recibido o tienen conocimiento de algún caso dentro de las personas que atienden, sin embargo, están vigilantes de alguna situación, al ser una droga que causa gran dependencia.

“Nosotros aquí en Centros de Integración Juvenil no hemos detectado específicamente que estén consumiendo fentanilo, de hecho, no nos ha llegado, sabemos que donde más circula es en el norte (del país) donde a lo mejor se puede tener casos”.

Explicó que por el tipo de dependencia que ocasiona esta droga se necesita un tratamiento que no se da en nivel ambulatorio, sino que requiere de un internamiento, y por ser un opioide se debe de llevar junto con procesos que apoyen con el síndrome de abstinencia.

De esta manera, comentó que como con todo consumo de drogas están pendientes de todo lo que se está presentando, principalmente en los pacientes que atienden en esta institución para determinar las medidas que deberán de implementar.

Negrete Estrella refirió que el acceso a la sustancia no es fácil, no obstante, se sabe que se ofrecen a través de pastillas y dulces, lo que lo hace más accesible y sin problemas de conseguir para las personas.

De acuerdo con la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), el fentanilo ha desplazado a la heroína en el mercado negro, puesto que este es un opioide que tiene un efecto similar a la morfina, pero entre 50 y 100 veces más potente.

Te puede interesar: Deslumbra en la Fitur el proyecto Tren Maya

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.