Blindan Tren Maya contra el narcotráfico

424
  • Preocupa al gobierno federal trasiego de drogas en la ruta. La seguridad en el estado se convirtió en prioridad nacional para AMLO.
FELIPE VILLA

CHETUMAL, Q. ROO.- El gobierno federal despliega a las Fuerzas Armadas en 48 cuarteles y otras instalaciones militares a lo largo y ancho de Quintana Roo para proteger el proyecto del Tren Maya.

Un documento confidencial de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) revela que preocupa a la inteligencia militar que las bandas del narcotráfico intenten utilizar el Tren Maya para sus labores delincuenciales.

Por ello, de manera preventiva, tanto la Sedena como la Secretaría de Marina (Semar) ampliaron durante 2022 el despliegue de sus tropas en los 11 municipios de la entidad.

En el caso de la Sedena, son 22 instalaciones del Ejército Mexicano las que ya están funcionando. A ellas se suman 11 de la Guardia Nacional y cinco de la Fuerza Aérea Mexicana. Por su parte, la Semar mantiene operativas 10 instalaciones de la Armada de México.

La preocupación radica en que la ruta del Tren Maya, que se basa primordialmente en la vieja vía del tren del Sureste, ya funciona como parte de una de las cuatro rutas de trasiego de drogas que atraviesan el país. La que corresponde a Quintana Roo está marcada como “del Golfo”.

En el documento se señala que sólo durante 2022 se interceptaron en la entidad 28 cargamentos de cocaína. Además, casi el 85 por ciento de los vuelos ilícitos que ingresaron a México el año pasado tuvieron como destino o atravesaron Quintana Roo. La droga corre rumbo a Estados Unidos por el mismo trazo del Tren.

El despliegue militar no se circunscribe a la ruta del Tren Maya. Se aprecia un conglomerado de instalaciones en torno a las dos aduanas que operan en la entidad: la marítima y aérea de Cancún, y la fronteriza terrestre de Subteniente López, contigua a Chetumal, capital del estado.

La información de inteligencia militar señala que, en todo el trazo, de norte a sur, tiene presencia el Cártel de Sinaloa, también conocido como Cártel del Pacífico. Mientras, en algunos puntos de las partes sur y norte hay células operativas del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Por su parte, el Cártel del Golfo se encuentra sólo en una zona de la región Norte. Y el Cártel de Los Pelones cuenta con células en la parte centro de la ruta, se expone en el documento fechado en diciembre pasado y que se encabeza sólo con la leyenda: “Para atención de la superioridad”.

La seguridad de Quintana Roo se convirtió en prioridad para el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador luego de que las actividades de los cárteles desbordaran en 2021 y 2022 a las autoridades estatales y federales.

Ejecuciones y enfrentamientos en zonas turísticas prendieron las alertas para, mediante labores de inteligencia, ubicar a los “blancos generadores de violencia”. Entre ellos, líderes de los cuatro cárteles con actividades en el estado, jefes regionales, jefes de “plaza”, jefes de célula y operadores.

El documento señala que, en el caso de Quintana Roo, no sólo se debe combatir el trasiego de drogas sino el narcomenudeo. Lo anterior, porque al contar con los destinos turísticos internacionales más importantes del país, la demanda de estupefacientes ha creado un mercado que abastece giros negros.

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.