Implican a militares en narcoprotección

158
Implican a militares en narcoprotección
  • “El Grande”, reveló que elementos del Ejército también estaban coludidos con el Cártel de Sinaloa y ofrecían protección a cambio de dinero.
STAFF / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- En el segundo día de comparecencia en la Corte del Distrito Este de Nueva York, Sergio Villarreal Barragán, “El Grande”, reveló que elementos del Ejército también estaban coludidos con el Cártel de Sinaloa y ofrecían protección a cambio de dinero.

El narcotraficante, que es el primer testigo que declara en el juicio contra el ex Secretario de Seguridad Pública Genaro García Luna, dijo que mandos militares y soldados impidieron, al menos en una ocasión, que el Rey Zambada fuera capturado.

Al narrar la guerra que se desató al interior del Cártel, tras el rompimiento de los Beltrán Leyva, “El Grande” dijo que proporcionaron información sobre el paradero del Rey Zambada, sin embargo, los militares vendieron esta información al capo y logró eludir la captura.

La detención de Zambada, aseguró, se consiguió en un segundo intento, pero en ese operativo el propio Villarreal y otros integrantes de los Beltrán Leyva fueron disfrazados de agentes de la entonces Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) y ayudaron a elementos reales de la PGR, para sorprender al Mayo en una casa de la Colonia Lindavista de la CDMX.

“El Grande” dijo que existía preocupación que una vez detenido “El Rey” fuese cambiado por otra persona, por lo que ordenó que se le tomarán fotografías, pues en México, por la corrupción imperante, todo es posible.

Ante los miembros del Jurado, Villarreal Barragán se quejó que el día de su captura, el 12 de septiembre de 2010, los elementos de la Marina que hicieron el operativo en su casa, en el fraccionamiento Puerta de Hierro, se robaron todo lo que pudieron.

El levantón a García Luna

Durante su declaración, “El Grande” confirmó que García Luna, fue secuestrado en Morelos por órdenes de Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”.

El plagio del funcionario, de acuerdo con el dicho del narcotraficante, fue para advertirle que siguiera colaborando con su organización criminal, pues para esa fecha ya sostenía una feroz batalla en contra de sus antiguos aliados: Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael Zambada García, capos del Cártel de Sinaloa.

García Luna fue interceptado cuando se dirigía a Cocoyoc, y llevado a una casa donde estaba “El Barbas”, quien, entre otras cosas, le dijo que esa acción demostraba lo fácil que era llegar a él. Tras unas horas de charla entre ellos, lo dejaron en libertad.

Aunque “El Grande” no precisó la fecha, REFORMA publicó el 23 de octubre de 2008 que el 18 de ese mismo mes y año los escoltas del funcionario habían sido secuestrados por un comando armado que viajaba en ocho camionetas.

Te puede interesar: Exige Saxofonista renuncia de juez

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.