Atraen audiencia famosos polémicos

90
  • Alfredo Adame ha estado envuelto en peleas callejeras.
JUAN CARLOS GARCÍA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Alfredo Adame, Poncho De Nigris, Niurka, Laura Bozzo son algunas de las personalidades que para una gran parte de la opinión pública deberían estar más que “funados”, pero si existen y generan conversación, a las televisoras y a los medios les conviene incluirlos en sus creaciones.

Mientras los “haters” de redes los crucifican por sus estilos controversiales, los especialistas en imagen y marketing digital Álvaro Gordoa, Efraín Barrera y Rayo Urrutia los exponen como nombres necesarios para atraer audiencia y darle un espacio a la charla de cotilleo frívolo y entretenido.

Tan conocido es Adame por sus escándalos y pleitos con otras personalidades del mundo del entretenimiento, que él se sabe personaje y dice que lejos de ser perjudicial, beneficia a terceros, cuartos, hasta quintos y genera jugosos dividendos.

“Me dicen el ‘Rey del Rating’ porque el conflicto y los intereses mediáticos generan conversación. La prensa amarillista, los haters, la gente que habla me dan ese espacio.

“Yo me considero la mejor persona, esposo, proveedor, padre y la gente se cree lo que dicen de mí. La gente estúpida que se cree lo que dicen de mí es la que genera conversación, y lo que hacen es darme más dinero porque me hacen atractivo”, opinó Adame.

Quien fuera actor de telenovelas como Mi Segunda Madre y La Mujer del Vendaval, es señalado por usuarios de redes como alguien nocivo, pero sigue teniendo trabajo: Acaba de salir de la versión de Telemundo de La Casa de los Famosos y se irá a otro reality show fuera del país en semana y media.

Gordoa, consultor y rector del Colegio de Imagen Pública, explicó que existen dos tipos de personajes que captan la atención pública: los famosos, que aportan sus creaciones y generan interés por esto, y los infames, que son reconocidos por la deshonra, el problema y el escándalo. ¿Quiénes llaman más la atención? No es difícil adivinar.

“La teoría de (Roy F.) Baumeister, en ‘The Power of Bad: How the Negativity Effect Rules Us and How We Can Rule It’, expone que la gente tiende a poner más atención a lo negativo que a lo positivo. Las noticias de espectáculos con escándalos o controversia generan más interés o conversación que temas positivos. (Funcionan) en los programas donde salen por rating y conversación digital”, señaló Gordoa.

Tanto él como Urrutia, quien ha trabajado como diseñadora de imagen y consultora de políticos, empresarios y artistas, coinciden en que la publicidad no es negativa ni positiva, y hay ciertos personajes que están presentes por lo que hacen o dicen, más que lo que aportan.

“Ellos ya hicieron o crearon un personaje, el cual ante medios de comunicación ya es muy identificable y se muestran tal cual. Ya lo tienen montado y se han dado cuenta (de) que esto les genera contratos, conversación, llamadas.

“Hay público para todo, y lo controversial o polémico, llama; el morbo siempre atraerá al espectador, genera interés, aunque para cierto público no sean agradables”, destacó Urrutia.

A consideración de Bozzo, la polémica es parte del pan de cada día de muchos programas, y ella en vez de preocuparse por el qué dirán, complace a sus seguidores.

“Soy una mujer que ha estado al frente de la cámara por muchos años, tengo una trayectoria que es conocida y tengo un público muy amplio, que me conoce, que me arropa, que me cobija. Lo que yo celebro y agradezco es que mi público es fiel, y si eso gusta, es parte de mi trabajo. Soy una mujer genuina, transparente, y la verdad suele causar conflicto, eso no es mi problema”, opinó la peruana, quien saltó a la fama con el talk show Laura y ahora se encuentra en MasterChef Celebrity México.

En toda historia narrada o expuesta en contenido televisivo o de redes, siempre se requiere un antagonista, opinó Efraín Barrera, quien es consultor para varias marcas y personalidades.

 “Siempre se requiere ‘al malo, al que genere conflictos’; siempre debe haber un conflicto y necesitas un personaje y ellos son generadores de conflictos, ya sea por su personalidad o porque lo han sabido explotar”, resaltó Barrera.

Los consultores dijeron que el drama social es parte del interés público mientras no sea personal, y si existe una buena historia que contar la audiencia experimenta una transgresión sin participar en ellas, tal como lo señaló el antropólogo y analista social escocés Victor Turner.

“Tenemos otro tipo de personajes que han hecho buena construcción de su personaje, como Peso Pluma y su tipo de canciones o Alejandra Guzmán, con mejor imagen pública, aunque escándalos. Pero aportan música.

“Y hay otros como las Kardashian que viven de la fama y han sabido explorar ser famosas por ser famosas, sin más”, acotó Álvaro Gordoa.

Te puede interesar: Debutará Robert Downey Jr. en Broadway con ‘McNeal’