Crisis hídrica en Yucatán

229
Crisis hídrica en Yucatán
  • Las grandes empresas que se han instalado en Yucatán no están tomando las medidas necesarias para evitar daños ambientales.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

MÉRIDA, YUC.- Activistas integrantes de la Contraloría Ciudadana Autónoma del Agua (CCAA) lanzaron una vez más una advertencia: las grandes empresas que se han instalado en Yucatán no están tomando las medidas necesarias para evitar daños ambientales y sobreexplotación de recursos hídricos.

Este llamado de atención llega en un momento crítico, ya que el estado ocupa el último lugar en México en el manejo de las aguas residuales, denunció Rosario May Pech, quien dijo que apenas se trata el 3% de las aguas residuales que se producen en la entidad.

El agua contaminada de las empresas, de las zonas urbanas y sobre todo de las granjas porcinas no está siendo saneada antes de llegar al manto freático.

La omisión en la gestión del agua, por parte de los tres niveles de gobierno, ha generado una crisis que no sólo afecta al medio ambiente; sino también a la salud pública.

De acuerdo con May Pech “los patógenos y tóxicos presentes en el agua contaminada inciden directamente en la salud humana y en la viabilidad de los ecosistemas de la zona, provocando enfermedades en niños y adultos”.

Un caso alarmante es el de las granjas de cerdos situadas en el Anillo de Cenotes de la Península, una zona de alta vulnerabilidad hídrica. Este hecho ha sido señalado como un “foco rojo” debido al impacto negativo que generan.

El estudio “Contaminación del agua en el Anillo de Cenotes, escenario sociocultural, ambiental y político”, revela niveles preocupantes de plaguicidas cancerígenos, metales y materia orgánica que se vierte de manera indiscriminada en el acuífero del estado.

Esta situación de extrema vulnerabilidad no sólo genera contaminación sino que pone en riesgo los recursos hídricos y la salud de la población. La activista subrayó que la falta de acción por parte del gobierno local y federal ha provocado que las empresas agrícolas hayan creado un escenario insostenible, donde el agua contaminada se convierte en un peligro latente para todos.

La denuncia de Rosario May Pech no solo es un llamado a la acción urgente, sino también una invitación a la reflexión sobre la necesidad de una gestión responsable y sostenible del agua en Yucatán. La comunidad y las autoridades deben tomar medidas inmediatas para revertir esta situación y proteger tanto el medio ambiente como la salud pública.

La crisis hídrica en Yucatán es un problema que requiere una solución integral y colaborativa.

Te puede interesar: Pelea FGR mansión de exmando del SAT