Policías de Campeche concluyen protesta

307
  • Tras 104 días de bloquear instalaciones de la Secretaría de Seguridad finalizaron su manifestación este fin de semana.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

CAMPECHE, CAMP.- Los policías de Campeche que mantuvieron una protesta y bloqueo de las instalaciones de la Secretaría de Seguridad durante 104 días finalizaron su manifestación este fin de semana, sin lograr su objetivo de destitución de la titular Marcela Muñoz.

Los oficiales exigieron al gobierno estatal la reinstalación de todos los elementos de la corporación que participaron en el paro y que cesen las represalias en su contra, como ha sido la retención de su salario y las denuncias interpuesta contra varios de sus compañeros, algunos de los cuales ya fueron dados de baja por no acatar instrucciones propias de su trabajo.

En un video difundido en redes sociales, los que dijeron ser más de 600 policías de diferentes niveles de mando solicitaron a la gobernadora Layda Sansores que se les permita reincorporarse a sus funciones sin represalias; y que se eliminen las carpetas de investigación abiertas durante la protesta.

Los agentes también pidieron el pago de sus salarios y compensaciones, subrayando que su actuación fue legal, justa y pacífica; desde que instalaron un bloqueo a la sede de la dependencia desde el pasado 16 de marzo, luego del intento de traslado de internos peligrosos de la cárcel de Kobé.

El conflicto comenzó con el operativo del pasado 15 de marzo en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Kobén, donde elementos de la Policías fueron enviados sin el equipo de protección adecuado para extraer a reos de alta peligrosidad; lo que resultó en al menos 34 heridos, principalmente elementos policiacos mujeres.

Este evento desencadenó el paro de uniformados que tuvo como una de sus demandas principales la destitución de Marcela Muñoz Martínez, secretaria de Protección y Seguridad Ciudadana de Campeche, petición que no concedió la gobernadora, pese a que intentó varias veces hablar con los inconformes.

Durante la protesta, los policías bloquearon las instalaciones de la dependencia, lo que provocó que conforme pasaban los días muchos de ellos carecieran de los materiales necesarios para realizar sus funciones y, en algunos casos, se les retiraron los vehículos y armas de cargo.

De acuerdo con lo que afirmaron el paro afectó no sólo a los policías, sino también a sus familias, que sufrieron por la falta de ingresos y la incertidumbre laboral que se produjo.

Un vocero de los policías leyó un comunicado en el que expresaron: “Con gran pesar en nuestros corazones y espíritus nos dirigimos a ustedes después de 104 días de lucha por causas que sabemos son justas y pacíficas”.

“Decidimos poner fin a esta situación, no por ser culpables, sino porque queremos paz y seguir trabajando”, aseguraron.

El gobierno de Campeche no ha emitido una respuesta oficial sobre esta postura de los uniformados. Se les informó que en los próximos días tendrán una reunión con las autoridades, permitiendo el acceso sólo a cinco representantes de los disidentes.

En tanto, el reducido grupo de 75 policías continúa dentro de las instalaciones de la Secretaría de Protección y Seguridad Ciudadana (SPSC), resguardando la zona. Alrededor de 20 elementos motorizados y 30 agentes de diversos segmentos se presentaron en la sede alterna de la academia en el poblado de Lerma para ser reincorporados a sus funciones; sin embargo, algunos no fueron admitidos debido a las carpetas de investigación que existen en su contra y que serán revisadas por el “Consejo de Honor”.

Te puede interesar: Destaca Claudia la importancia del Tren Maya