A trabajar, llueve o truene

97
A trabajar, llueve o truene
  • Las lluvias arrecian, pero dejar de trabajar no es opción.
STAFF / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Las lluvias arrecian, pero dejar de trabajar no es opción.

Es el caso de Manuel Sánchez, de 50 años, reparte pan en bicicleta en puestos ambulantes en el Zócalo capitalino.

“No queda de otra más que salir a trabajar, ahora sí que es nuestra fuente de trabajo y no podemos hacer omisa de que, este, porque está lloviendo hoy no voy a trabajar, ¿verdad?, con la lluvia o sin lluvia tenemos que salir”, comenta.

Hasta ahora, las bajas temperaturas y la humedad no le han provocado enfermedades. Durante las semanas de intenso calor, en cambio, sintió que su vista se vio afectada.

“Con el sol me ha reducido mucho lo que es mi visibilidad y a cierta hora de la tarde, pues ya el reflejo de los carros, del piso o el mismo sol, sí aminora”, explica.

Los capitalinos resintieron ayer los efectos de la depresión tropical “Chris”, con precipitaciones abundantes y prolongadas durante la mañana en prácticamente todas las alcaldías y con mayor intensidad en Tlalpan y Cuajimalpa. Hoy por la madrugada, los remanentes traerán lluvias puntuales, según los pronósticos de Conagua.

Édgar, de 71 años y vendedor de dulces cerca de la Alameda Central, ha tenido que modificar sus horarios de trabajo, por lo que ha perdido clientes.

“Hoy (ayer) llegué a las 8:30, cuarto para las 9, estaba lloviznando. Pues mejor aproveche para desayunar, ya vi que se estaba calmando, fui por mi diablo a la bodega y me puse a vender y, aunque está un poquito ligera la lloviznita, con los paraguas -tengo dos paraguas- ya con eso me protejo”, detalla.

“No hay de otra que resignarse y tener un buen paraguas, no hay de otra”.

Lo mismo que ocurre con Brenda, quien vende suéteres, aretes y, por la temporada, paraguas e impermeables en el Centro Histórico.

“A veces, sí nos agarra la lluvia, si se te moja la mercancía, ya perdiste, tienes que estar muy atento, cuando se deja venir muy fuerte”, explica.

En la temporada de lluvias, quienes trabajan en la calle deben de prepararse con artículos para proteger sus mercancías.

“Yo por ejemplo aviento un hule, ya no se moja la mercancía y nosotros pues ya nos atajamos en, no sé, algún lugar donde no pase tanto en agua”, agrega Brenda.

“Casi siempre soportamos, bueno aguantamos, se quita la lluvia y volvemos, y si no, ya de plano dices: ‘Hoy si no vengo’ y no trabajamos”.

Te puede interesar: Piden renuncia de la ministra Norma Piña