NIDO DE VÍBORAS

384

Por KUKULKÁN

NADIE en Puerto Morelos sabe de qué fueros goza Rolando Melo Novelo, secretario de Desarrollo Urbano y Ecología, para que en la Fiscalía General del Estado se mantengan en la congeladora cuatro carpetas penales por delitos sexuales cometidos en contra de igual número de colaboradoras bajo su mando a quienes acosa por las noches en que al funcionario municipal se le suben las copas y, prácticamente desnudo, le da por enviarles imágenes obscenas vía whatsapp, sin que hasta el momento esos indignantes hechos tengan consecuencias.

LA SUERTE de Novelo, se rumora al interior del ayuntamiento, es que cuenta con la protección de la alcaldesa Blanca Merari Tziu Muñoz por su eficacia para hacer timbrar la caja de las arcas municipales flexibilizando la ley para autorizar desarrollos inmobiliarios y comerciales que rebasan por mucho las densidades permitidas u otorgando permisos de ecología de forma discrecional, siempre a cambio de abultadas remuneraciones ilegales que nutren las operaciones financieras de la alcaldesa y su grupo de cercano.

LA OBRA maestra de Novelo fue haber diseñado el Programa de Desarrollo Urbano (PDU) del Centro de Población 2020-2030 con el cual pretendía operar a sus anchas en la generación de aviesos ingresos, pero resultó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación lo declaró inconstitucional, precisamente porque no respetó los procedimientos contemplados en la Ley de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano del Estado de Quintana Roo, y a pesar de ello la alcaldesa Blanca Merari lo ratificó en el cargo.

AUNQUE el máximo tribunal del país le ordenó al ayuntamiento reponer el procedimiento y diseñar un nuevo documento rector del desarrollo urbano municipal que cumpla con los requerimientos de ley, hasta la fecha las autoridades han incumplido. Esta actitud ha derivado en once requerimientos por parte de la justicia federal que obliga a la administración municipal para subsanar las omisiones. En medio de este brete jurídico, Novelo se ha dado el lujo de acosar a su personal femenino sin que haya consecuencias.

DE DIENTES para afuera, la alcaldesa ha mostrado un discurso muy empático con las mujeres que sufren abusos por parte de los hombres e incluso las ha invitado a que denuncien a sus agresores porque, de lo contrario, nada se puede hacer. Así lo ha señalado tanto como autoridad como candidata a la reelección, al enfatizar que se está viviendo el tiempo de las mujeres, una era en la que tienen voz y voto, y todo el apoyo y respaldo de las autoridades, ‘pero deben alzar la voz y denunciar el maltrato, no sólo doméstico, sino también laboral’.

PERO en la realidad, estas palabras sólo han sido promesas huecas en el caso de las trabajadoras de la Secretaría de Desarrollo Urbano municipal que por necesidad de un trabajo deben soportar las obscenidades de su jefe a quien han acusado ante la Fiscalía de Delitos Sexuales, donde misteriosamente se han congelado las carpetas de investigación, por lo que ellas mismas han optado por buscar otras formas de denuncia bajo el anonimato para que se les haga justicia.

ESTÁ claro que entre hacer justicia a las mujeres víctimas de abusos y la generación de ingresos para el municipio, aunque provengan de un degenerado y acosador en potencia, la prioridad de la alcaldesa es la segunda opción. Si fuera congruente con su discurso, debería encabezar las denuncias en contra de Novelo en vez de mover cielo, mar y tierra para que estas permanezcan congeladas en un cajón de la Fiscalía.

@Nido_DeViboras